Acoso laboral

Acoso Laboral

El Acoso laboral aparece contemplado en el Art. 173.1 del Código Penal.

NO DENUNCIAR UNOS HECHOS ES SEGUIR SIENDO VÍCTIMA DE LOS MISMOS.

Soportar una situación injusta no solo nos perjudica psicológicamente, incluso en algunos casos con agresiones físicas no solo malos tratos psicológicos o los dos.

Acudir a la consulta de un abogado o abogada penalista nos ayudará mucho primero por estar informados de cómo saber actuar, pasos a dar y de las consecuencias de cualquiera de las decisiones que tenemos.

A veces por miedo, otras por bloqueo emocional aunque siempre hay alguien de nuestro entorno que ayuda a poner fin a la situación DENUNCIANDO LOS HECHOS.

Es el principio del fin, ya que la terrible situación que se vive CESA, pero no termina porque comienza el proceso judicial para el que se debe contar con el apoyo de un buen abogado que se involucre en el caso.

El acoso laboral es sufrido actualmente tanto por hombres como por mujeres, homosexuales y transexuales en su ámbito laboral tanto por parte de compañeros (acoso laboral horizontal) como por parte de uno o varios jefes o jefas o superiores (acoso laboral vertical).

Quizás puedan estar todos de común acuerdo para deshacerse de la víctima o que la conducta de uno revierta en el grupo haciéndole víctima de mofas y burlas por maquiavélica diversión.

En cualquiera de los casos es inadmisible y se de debe poner punto y final.

Es recomendable tener TESTIGOS que pueden ser compañeros del trabajo o que ya no trabajan para la empresa pero que fueron testigos de los hechos.

También son válidos los testigos de referencia (padres, amigos, familiares) a quien le fueron contármelo uno a uno todos los episodios de maltrato.

Los malos tratos suelen ser psicológicos, insultos, humillaciones aunque también pueden ir acompañados de algún que otro empujón o golpe.

Las consecuencias psicológicas para la víctima puede ser desde el estrés postraumático, la ansiedad o incluso la psicosis o cualquier otra enfermedad mental en la que puede desencadenar.

Estos DAÑOS PSICOLÓGICOS tras un estudio por parten de un forense especializado en psicología como el que colabora con nuestro despacho de abogados especializado en Derecho penal. Esto sirve para hacer una valoración de las secuelas y así poder pedir una INDEMNIZACIÓN DE DAÑOS Y PERJUICIOS por las secuelas psicológicas ocasionadas a la víctima.

Para cualquier consulta, en nuestro Despacho de Abogados Penalistas de Madrid, estamos a su disposición.

Abogado penalista Madrid - Delitos leves

El delito leve

Delito leve: qué es

La definición de un delito leve ha cambiado tras la entrada en vigor del nuevo Código Penal del año 2015, a raíz del cual desaparecía la distinción entre faltas y delitos.

Se consideran delitos leves aquellas acciones punibles que en algunas ocasiones se consideraban anteriormente como faltas (algunas faltas se despenalizaron o se convirtieron en sanciones administrativas). También deberemos tener en cuenta que se considerará como delito leve aquel que lleve aparejada una pena también considerada por el Código Penal de carácter leve.

Tipos de delitos leves

Por todo el articulado del Código Penal encontraremos dispersos los delitos leves, que podemos resumir y agrupar en:

Delitos contra las personas

Este tipo de delitos incluyen aquellos de lesiones o maltrato, cuando no se produzca una lesión o bien esta sea de carácter leve.

También se incluirán en este apartado los delitos de coacciones y amenazas, siempre que tengan la consideración de leves.

Delitos contra la propiedad

Los delitos contra la propiedad hacen referencia a los hurtos, sustracciones, estafas, apropiación indebida… siempre que sean por una cuantía inferior todos ellos a los 400 euros, condición necesaria para que sean considerados como leves.

Dos de los delitos leves más habituales son el de amenazas y el de hurto

Delito de amenazas

Se trata de un delito contra las personas por medio del cual una persona advierte de un daño que podrá causarle a otra o alguien cercana a este si no lleva a cabo cierta acción en contra de su voluntad.

El delito de amenazas puede tener distintos grados de gravedad, de lo que dependerá por tanto la pena que se imponga finalmente que puede variar desde los seis meses de prisión hasta los cinco años.

Delito de hurto

Se trata de aquella acción mediante la cual una persona se apropia de una bien propiedad de otra, sin permiso de esta. Cuando el valor del bien no supera los 400 euros y no se ha empleado violencia ni sobre las cosas ni sobre las personas, estamos ante un delito leve.

Este tipo de delito puede estar penado con una multa de uno a tres meses.

Juicios por delitos leves

Para que tenga lugar un proceso judicial relacionado con la comisión de un delito leve es necesario que exista una denuncia o querella previa que dará inicio al proceso.

Será el afectado quién denunciará ante la Policía, que dejará constancia escrita redactando el atestado conforme a lo declarado por el denunciante.

La calificación del delito como leve corresponderá al Juez al que se le de traslado dicha denuncia.

Tipos de juicios por delitos leves

Según el derecho procesal se hace una diferenciación entre la forma en que se juzga un delito leve. De esta forma habrá algunos delitos que se pueden enjuiciar inmediatamente y otros en los que no será posible.

Los delitos juzgados de forma inmediata serán los señalados por la Policía, dentro del servicio de Guardia Judicial. Se trata de los siguientes delitos relacionados con:

  • Lesiones
  • Amenazas
  • Injurias
  • Coacciones
  • Maltrato
  • Hurto flagrante

En estos casos tanto el señalamiento del juicio oral como las citaciones serán llevados a cabo por la propia Policía.

El resto de delitos deberán tramitarse a través del Juez, bien mediante atestado policial que será remitido a este o a través de denuncia escrita que puede presentar el propio afectado en el Juzgado de Guardia o el Juzgado Decano.

En este caso, será el Juzgado quién se encargue de fijar el juicio oral y remitir las citaciones para el mismo.

Si es posible, el juicio oral se tratará de celebrar durante le mismo servicio de guardia. En caso de no ser posible deberá hacerse en un plazo máximo de 7 días.

¿Está involucrado en un delito leve? Contacte ahora con nuestros abogados penalistas de Madrid para obtener el mejor asesoramiento legal.

Cómo resolver un caso de derecho penal

Lo primero y más importante a la hora de resolver un caso práctico de cualquier disciplina y en esto no es especial el Derecho civil, es leer y releer el relato fáctico del caso tantas veces como sea necesario. Empezar a escribir antes no implica tener las ideas claras, ni mucho menos redactarlas correctamente. Seguir un iter lógico a la hora de plantear un razonamiento es fundamental no sólo para la resolución de un caso práctico, sino también para los demás escritos que tengáis que hacer a lo largo de vuestra carrera profesional.

Una vez hemos leído el caso con la suficiente atención, hemos detectado las cuestiones problemáticas del caso —aconsejo anotarlas en una hoja en sucio para que no pasemos por alto la resolución de ninguna controversia— y hemos estructurado nuestra solución del caso en cuestiones de forma y de fondo, empezamos a seguir pasos específicos..

Material necesario:

  1. Código Penal ( o el que corresponda), Consititución Española de 1978.
  2. La jurisprudencia sobre casos similares que usted conozca o que su profesor le haya explicado ( la cátedra).
  3. Doctrina.- consistente en los temas jurídicos del caso (manual y lecturas complementarias)

Caso Penal:

Datos

  1. Problemas jurídicos del caso.
  2. Autoría y demás participantes en el delito ( cómplices, encubridores…)
  3. Analizar si hubo acción. Si esa acción típica es antijurídica. (Primero saber si hay delito)
  4. Si es culpable del injusto.
  5. Si es punible.
  6. Si no hubo acción debe decir que causa que la excluye. Si es atípica explicarlo.
  7. Examinar las causas de exención de la responsabilidad Criminal. Ver si hay circunstancias agravantes o atenuantes de la responsabilidad criminal.
  8. En caso que proceda, la pena aplicable ( si se hubiera estudiado).

Recuerde que un caso práctico no tiene una solución única. Hay otras posibles soluciones, tantas como puntos de vista. Habrá un punto de vista positivista, normativista, causalista, finalista…según la teoría del delito que apliquemos. Lo importante es fundamentarlo y argumentarlo.

Es importante estar atentos al vocabulario técnico-jurídico que utilicemos. No se debe escribiré en un lenguaje coloquial sino en lenguaje jurídico. También nos ayudara anotar los datos relevantes del caso a mido de esquema.

 

No dude en ponerse en contacto con nuestro despacho de abogados penalistas en Madrid

Abogados penalistas Madrid - Delito de estafa

Delitos de estafa en Internet

Con los nuevos medios de comunicaciones, el delito de estafa, que se define como el uso de engaño a un tercero para que este realice un acto (transferencia, acto de disposición…) en perjuicio propio o ajeno. Como lo menciona el artículo 248 del Código Penal, el ánimo de lucro es necesario para calificar una conducta de estafa.

En su tipo básico, el delito de estafa se castiga con una pena de prisión de seis meses a tres años, excepto en caso de un lucro mínimo, es decir menos de 400€. En ese último caso de delito leve de estafa, se contemplará una pena de multa de uno a tres meses.

Se aumentarán las penas contempladas si el delito de estafa recae sobre cosas de utilidad social o sobre bienes con un valor histórico, cultural, artístico o científico especial. También se castigará el delito de manera más severa cuando el inculpado aprovechó de una relación de confianza que tenia con la víctima por sus relaciones personales o por su empleo que le daba una credibilidad más elevada, o cuando se utilizó falsificación de firma o de documentos. En esos casos, y cuando la defraudación es superior a 50.000€ o afectó a un numero alto de personas, las penas contempladas serán de prisión uno a seis años y de multa seis a doces meses.

Los estafadores, hoy en día, suelen actuar más on line.  Es entonces importante recordar que no se puede confiar en alguien que nunca vimos de verdad, y aun menos cuando esa persona pide un dinero, como lo hacen, a modo de ejemplo, los que envían cadenas de email alegando un cáncer y pidiendo fondos para el tratamiento. De igual manera, hay que tener cuidado en las actuaciones que uno hace en el internet, ya que existen muchos sitios de falsos bancos, falsas agencias de viajes, etc., y los estafadores no dudan en enviar correos electrónicos que tienen la apariencia de correos oficiales, pidiendo los datos de una cuenta bancaria alegando la necesidad de una transferencia para reembolsar un supuesto error por parte de un organismo del Estado conocido.

Los sitios de compras en el internet también suelen ser una herramienta privilegiada de los estafadores, particularmente los sitios de venta de segunda mano. Así, les aconsejamos jamás comprar un vehículo sin haberlo visto antes, al menos con fotos detalladas, por dos razones: por un lado, el vehículo podría sufrir defectos no mencionados en el anuncio, o, por otro lado, el vehículo podría simplemente no existir. Es muy importante asegurase de la identidad de la otra parte y de su verosimilitud en caso de contratar por Internet.

En fin, cabe destacar que el mercado financiero en sí es peligroso, tanto para los que desconocen sus reglas como para los que las conocen. Aunque atrayente con sus promesas de ganancias fáciles, rápidas y elevadas, meterse en ello, o más bien, encargar otra persona para que cuide de sus fondos y “juegue” con ellos, es atrevido y peligroso, al menos que uno conozca esa persona y sus calificaciones. Últimamente, muchos casos de pérdidas elevadas se pueden ver en el marco de las criptomonedas.

En pocas palabras, lo más importante siempre será ser cuidadoso, pero tampoco puede asegurar salvarles al 100% de todo problema, en todo caso si necesitas la ayuda de nuestro abogado especializado en derecho penal, no dude en contactarnos.

Así, cuando uno tiene la certeza que fue víctima de una estafa, es muy importante tener en mente la constitución de pruebas. En efecto, si no pueden acreditar su perjuicio, el caso correrá el riesgo de no conocer un final feliz. Así, es más que recomendable, necesario, que recaben facturas, cartas, billetes y boletos, estados de cuenta en los que aparecen transferencias, para probar que si hubo estafa, y para probar su importe.

El otro elemento de la estafa, que es su elemento principal, clave, es el engaño. Este será más difícil de probar, pero constituye una condición sine qua non del delito. El engaño tendrá que ser suficientemente elevado comparado a los fines del reo. No importa su forma, puede ser oral, escrito en un papel o en forma electrónica. Las circunstancias personales de la victima serán tomadas en cuenta para valorar el engaño: así, un profesional en cierto ámbito tendrá menos chances de ver el engaño reconocido.

En todos casos, la maniobra utilizada para conseguir el desplazamiento de patrimonio de la víctima al autor tiene que tener las características de seriedad y de realidad suficiente: será imposible alegar un engaño cuando uno pagó una cosa imposible que realizar.

Para terminar, cabe mencionar la conducta de estafa procesal. Consiste en la manipulación de pruebas o en cualquier otro tipo de fraude procesal para provocar un error en el raciocinio del juez o del tribunal y llevarles a dictar una sentenciar que, además de perjudicar los intereses económicos de un prójimo, viola el principio moral y legal de no mentir en un juicio.

Abogados penalistas para abuso sexual en Madrid

Delitos de abusos, agresión sexual y violación

Contemplado por el Capitulo I “De las agresiones sexuales” del Título VIII “Delitos contra la libertad e indemnidad sexuales”, el delito de agresión sexual, cuya denuncia suele ser muy escasa, conoció una incrementación de casos perseguidos ante los tribunales gracias a un movimiento internacional de liberación de la palabra en cuanto al acoso, abuso y a la agresión sexual, fomentado por la quiebra de la omertà –ley del silencio- de la industria cinematográfica.

Vulneración de la libertad sexual de una persona, a saber la libre disposición de una persona de su cuerpo y el libre ejercicio de su sexualidad, el delito de agresión sexual es previsto por los artículos 178 y siguientes del Código penal, y se considera el grado más alto de los delitos sexuales, a causa del uso de la fuerza por parte del acusado.

El tipo básico del delito se castiga con una pena de prisión de uno a cinco años. Cabe destacar que el delito de agresión sexual se define como la obligación impuesta a una persona de implicarse en conductas de naturaleza sexual en contra de su voluntad.

El uso de la fuerza, que puede ser mediante violencia o intimidación, es clave en la tipificación de los hechos como “agresión” sexual, tal como el contacto entre el reo y su víctima. Así, no se podrá calificar de agresión sexual el mero hecho por parte de obligar una persona a mirar una conducta sexual, o, al contrario, por mirar las partes íntimas de una persona sin que ella se dé cuenta o de manera oculta (voyerismo) por ejemplo.

Si la agresión sexual consiste en un acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o en la introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, se calificarán los hechos objeto del delito de violación, y se contemplará una pena de prisión de seis a doce años (artículo 179). La violación es el grado máximo de intensidad de ataque contra la libertad sexual, y causa daños tanto físicos que mentales a la víctima de mayor importancia.

Varios agravantes pueden ser mencionados, en caso, por ejemplo, de que la conducta sea particularmente degradante o vejatoria, si se utilizaron armas u objetos peligrosos susceptibles de causar la muerte o lesiones graves e irreversibles, o si los hechos fueron cometidos involucrando dos o más personas.

Asimismo, las circunstancias personales de la víctima y del autor serán tomadas en cuenta cuando el reo se prevalió de una relación de superioridad o parentesco, que fuera por naturaleza, adopción o afines, o cuando la víctima era especialmente vulnerable dado a su corta edad, a sus problemas de salud, a su discapacidad o a su situación. Estos tipos agravados del delito se castigan con una pena de prisión de cinco a diez años para las agresiones sexuales del artículo 178 y de doce a quince años de prisión para el delito de violación (artículo 180). Las penas se impondrán en su mitad superior si dos o más de esas circunstancias concurrieran.

En caso de que el contacto corporal sobre la víctima no esté consumido, se castigará la tentativa con una pena inferior en uno o dos grados. No obstante, parece relevante señalar que no hace falta que el reo llegue a la satisfacción erótica, el contacta será suficiente para tipificar el delito de agresión sexual.

El delito de agresión sexual y en su caso de violación es uno de los delitos más difícil de probar, las conductas soliendo desarrollarse en lugares ocultos y privados. Así, la sola declaración de la victima puede llegar a ser suficiente, si cumple con los requisitos de verosimilitud, para fallar una sentencia condenatoria (Sentencia n°898/2016 de la Sala 2ª de lo Penal del Tribunal Supremo, 30 de noviembre de 2016).

Casos reales vistos en la Audiencia Provincial:

  • Denuncia por el padre de unos supuestos hechos sobre dos de sus tres hijas menores (nueve y siete años en el momento de los hechos) por parte del padrastro (preso).

Las niñas solían vivir con su madre y el padrastro, hasta que un día, cuando el padre estaba jugando con sus hijas, la menor de las dos dijo que tenía un secreto relativo a su hermana mayor. Las dos confesaron que les tocaba el padrastro, que él les obligó a insertar su sexo en la boca, y que hasta llegó a insertar su dedo adentro de la mayor. El informe de los peritos dice que por la forma del himen de la niña no se puede decir si hubo penetración digital, ya que es muy flexible. La declaración de la niña mayor es considera como probablemente verdadera y la de la menor como imposible de calificar a verosimilitud por falta de detalles. La madre niega todo, y dice que sus hijas son las que intentan ver cosas que no deberían (una les pilló teniendo sexo y llamó a sus hermanas para que vean también), y que es normal en un piso de 34metros cuadrados con una sola habitación (para las niñas) que en verano coincidan con el padrastro en calzoncillos. Dice que sus hijas, sobre todo la mayor, le tienen envidia y manipulan a la gente, y que las hijas dijeron todo esto porque su padre les prometió comprarles un móvil. Resalta un detalle extraño: el padre grabó cuando su niña le contó por primera vez los hechos. Dice que fue porque sabía que iba a necesitar pruebas. Las niñas comentaron que la madre les había dicho que si estropearan su relación con su novio, les “mataría”, y que por ese miedo no dijeron nada durante meses. En las declaraciones grabadas de las niñas, si es cierto que la mayor cuenta con mucho más detalles lo que le pasó cuando la menor suele referirse a lo que hicieron a su hermana. La relación de la ex pareja parece caótica, tuvieron problemas para el pago de la pensión alimentaria (no pagaba el padre), pero el juez paró a la madre y le dijo que esto no tenía que ver con este juicio.

 

 

Abogado penal Madrid - Delito de acoso

Abogado penal Madrid – Delito de acoso

El delito de acoso, o también conocido como delito de “stalking” es un nuevo tipo de delito introducido a partir de la reforma del Código Penal del año 2015.

Este delito se tipifica por primera vez en el artículo 172 más concretamente, dentro de los delitos denominados contra la libertad.

Con la introducción de este nuevo tipo de delito se pretende dar respuesta a aquellas situaciones que, sin ser de extrema gravedad, y por tanto no poder ser calificadas de coacciones o amenazas, si que causaban un quebranto a la víctima, coartando su libertad de actuación y socavando su sensación de seguridad.

El acoso coarta la libertad de actuación de la víctima, pudiendo incluso limitar sus movimientos y actuaciones e infundiéndole sentimientos de temor y angustia

¿Qué se considera delito de acoso?

Las conductas tipificadas como de acoso son las siguientes:

El que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:

  1. La vigile, la persiga o busque su cercanía física.
  2. Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.
  3. Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella
  4. Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Penas por el delito de acoso

Conforme al Código Penal, las penas contempladas para el culpable de un delito de acoso podrán ser de prisión de entre tres meses y dos años o bien una multa de seis a veinticuatro meses. La pena impuesta será de prisión o de multa, pero en ningún caso las dos a la vez.

Cuando la víctima del acoso sea una persona vulnerable bien por ser menor, por encontrarse enferma o una situación equivalente, la pena interpuesta será de prisión de entre seis meses a dos años.

Si la víctima es o ha sido cónyuge o pareja sentimental o bien un descendiente, ascendiente, hermanos propios o de su pareja, la pena impuesta será de prisión de uno a dos años o bien trabajos en beneficio de la comunidad de sesenta a ciento veinte días.

Si usted se siente acosado/a o alguien de su entorno lo está, es necesario que interponga una denuncia para acabar con esta incómoda situación lo antes posible.

Si necesita un abogado penalista en Madrid para llevar a cabo todos los trámites necesarios y obtener asesoramiento legal inmediato, contacte ya con nuestro despacho de abogados para obtener ya la asistencia que necesita.

Blanqueo de capitales - Abogados penalistas Madrid

Blanqueo de capitales

Como abogados penalistas especializados, estamos familiarizados con los delitos relacionados con el blanqueo de capitales.

Para tratar con este tipo de delito, es necesario que se junten la experiencia en el ámbito del Derecho Penal, con los conocimientos financieros y técnicos necesarios, lo que nos permite, desde nuestro despacho de abogados penalistas de Madrid, ofrecer una representación eficaz a todos nuestros clientes.

¿Qué es el blanqueo de capitales?

Se denomina blanqueo de capitales al delito que consiste en el intento de camuflar el origen ilícito de un bien o una cantidad monetaria. Se trata de utilizar un dinero obtenido ilícitamente, por ejemplo por la venta de drogas, para adquirir cualquier tipo de bien.

El delito de blanqueo de capitales aparece definido como tal en el Código Penal, habiendo sido ampliado a partir de la reforma de dicho código de 2015, añadiendo una ampliación de la pena por el delito de uno a tres años de prisión para todas aquellas personas que ayuden a otras personas con conocimiento de la comisión del delito, que se aprovechen de los efectos del mismo o que oculten o adquieran bienes de especial consideración como son los bienes con valor histórico, artístico, cultural o científico o bienes de primera necesidad.

Dentro del delito de blanqueo de capitales encontraremos diferentes modalidades, que se pueden describir de la siguiente manera:

  • Adquisición, posesión, utilización, conversión o transmisión de bienes con conocimiento de que tienen su origen en la comisión de un delito grave.
  • Llevar a cabo cualquier acción encaminada a ocultar o encubrir el origen ilícito del bien.
  • Ayudar a la persona que ha participado en la infracción con el fin de eludir sus consecuencias legales.
  • Ocultar o encubrir la verdadera naturaleza u origen del bien y su propiedad, aún sabiendo el origen ilícito del mismo.

Verse involucrado en un delito de blanqueo de capitales puede conllevar consecuencias muy graves, por lo que es importante ponerse en manos de abogados especializados.

En nuestro despacho tendrá acceso a un abogado de blanqueo de capitales en Madrid capaz de asumir su defensa de forma eficaz, ofreciéndole un servicio totalmente personalizado. No dude en consultarnos.

Abogado de robos en Madrid

Abogado de robos en Madrid

Si necesita un abogado de robos en Madrid, en nuestro Bufete encontrará abogados penales en Madrid capacitados para ejercer la mejor defensa legal de su caso, garantizando que se respetan todos sus derechos y buscando la mejor resolución para el caso.

El llamado delito de robo con fuerza en las cosas es uno de los tipos de robo que figuran con tal en el Código Penal.

Este tipo de delito se define como aquella acción cometida por una persona con ánimo de lucro mediante la cual se apodera de bienes muebles ajenos utilizando la fuerza en las cosas para, o bien acceder hasta el lugar donde se encuentra dicho bien, o bien para abandonar el mismo.

El propio Código Penal establece qué tipo de actuaciones pueden considerarse como “fuerza de las cosas”, que son las siguientes:

  • Escalamiento: lo que implica la rotura de una pared, techo, suelo o bien de puertas y ventanas.
  • Rotura de armarios u otro tipo de muebles cerrados o sellados, forzando su cerradura o descubriendo sus claves de seguridad con el fin de sustraer el bien.
  • Usar llaves falsas para cometer el robo. Tienen también la consideración de llaves las tarjetas de tipo magnético o perforado.
  • Inutilización de los sistemas de alarma

Tras la última reforma del Código Penal de 2015 debemos tener en cuenta que también tiene consideración de robo con fuerza cuando esta se emplee mientras se abandona el lugar del robo, lo que supone una novedad.

El delito de robo con fuerza está penado con una pena de prisión que oscila entre uno y tres años.

Si además concurre algún agravante durante la comisión del mismo, las penas serán superiores que pueden rondar desde los dos a los cinco años.

Se considera agravante cuando los sustraído sea de un valor histórico, cultural, científico o artístico especial.

También se considera agravante cuando lo sustraido fuera un bien de primera necesidad o su sustracción produjera un grave quebranto.

Cometer el robo en una casa habitada o en un local o edificio abiertos al público también se considera agravante.

Si usted o alguien de su entorno se ha visto involucrado en este tipo de delito, nuestro abogado de robos de Madrid está capacitado para ejercer tanto la defensa como la acusación en este tipo

Abogado de hurtos en Madrid - Abogados Penalistas

Abogado de hurtos en Madrid: su mejor defensa

Es muy frecuente la gran preocupación de las personas que cometen un delito de hurto llevándose de una tienda de ropa mediante diferentes modos de quitar las alarmas.

Después de su retención y toma de datos en la tienda suelen irse a su casa hasta que se les notifica por parte de un Juzgado de Instrucción cita para su declaración judicial.

Hay diferentes línea de defensa pero quizás la menos costosa a nivel emocional es la de conformarse y obtener un beneficio a la hora de imponérsele la pena dado que se le debe aplicar la reducción de un tercio de la misma si esa confesión se hace en la primera declaración judicial.

El día de juicio se vuelve a tener esta posibilidad pero ya no se disfrutaría de esa reducción si no la pena inferior, pero habría tenido el coste emocional de soportar durante meses el procedimiento.

CONCEPTO DE DELITO DE HURTO EN EL CÓDIGO PENAL.

El art. 234 Código Penal, define el hurto como el acto consistente en tomar las cosas muebles ajenas con ánimo de lucro y sin la voluntad de su dueño.

Este delito está castigado con la pena de prisión de 6 a 18 meses si la importe de lo hurtado no excede de 400 €.

El bien jurídico protegido es el derecho que el dueño tiene sobre su patrimonio y disfrute de sus bienes muebles.

Ejemplo; sustraer cualquier objeto de un supermercado, en una tienda de ropa, incluso quitando las alarmas de seguridad mediante diversos métodos (bolsos forrados con papel de aluminio).

¿Cuál es la diferencia con el delito de robo? El robo se producirse con fuerza en las cosas para acceder al lugar donde estas se encuentren.

Ejemplo, abrir una caja fuerte forzándola, robar joyas de su interior (no es un hurto es un robo).

En el Nuevo Código Penal, desaparecen las faltas

¿Qué ocurre si un ciudadano hurta un objeto de un valor menor a 400 euros?

Artículo 234.2.- Se impondrá una pena de multa de uno a tres meses si la cuantía de lo sustraído no excediese de 400 euros, salvo si concurriese alguna de las circunstancias del artículo 235.

234.3.- Es importante tener en cuenta que Las penas establecidas se impondrán en su mitad superior cuando en la realización del hecho se hubieran neutralizado, eliminado o inutilizado, los dispositivos de alarma o seguridad instalados en las cosas sustraídas.» Ejemplo: las alarmas de las prendas de ropa.

Con la reforma la falta de hurto desaparece y el ciudadano se convierte en acusado de delito leve de hurto y se le impondrá una pena de 1 a 3 meses de multa.

Durante la fase de instrucción se presentarán las pruebas que tenga el investigado para defenderse, se pueden pedir cintas de grabación (lo antes posible porque las empresas de seguridad las borran), declaraciones de testigos, peritación de objetos robados, etc…

Este proceso no suele prolongarse demasiado en el tiempo comparándolo con otros procedimientos de diferentes delitos.

Después de celebrar el juicio y obtener la sentencia esta se puede recurrir mediante un Recurso de Apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid.

Posteriormente, si la sentencia fuera condenatoria se podría solicitar la SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DE LA PENA, y NO CUMPLIRLA, salvo que en un periodo de dos años se vuelva a delinquir que se cumpliría la ultima condena y la primera que se ha suspendido. Caben otras posibilidades que sería recomendable consulta con un abogado penalista.

En nuestro despacho de Granda & Asociados usted podrá obtener la mejor defensa legal por parte de un abogado de hurtos en Madrid. No dude en llamarnos para iniciar el proceso.

Abogado de menores en Madrid

Abogado de menores en Madrid

Una de las áreas en las que aportamos nuestra experiencia como abogados penalistas es la de delitos en las que se ven involucrados menores.

Si necesita un abogado de menores en Madrid, pueden confiar en nuestros servicios para asumir tanto la acusación con la defensa de muy distintos delitos en los que se vea involucrado un menor.

Por nuestra experiencia, sabemos que hay una serie de delitos en los que es más probable que se vean involucrados menores.

Por ejemplo, en la actualidad, todos aquellos delitos relacionados con el uso de las nuevas tecnologías e Internet están en auge.

A través de las redes en muchos casos observamos que se producen delitos de acoso por parte de otros menores o adultos, usurpación de identidad, distribución de imágenes y vídeos sin consentimiento etc.

En Granda & Asociados estamos especializados en este tipo de delitos y sabemos como actuar rápidamente para el interés mayor del menor.

Algunos de estos delitos pueden ser de carácter grave, y conllevan consecuencias tanto para el menor como para sus progenitores, por lo que es importante contar con el mejor asesoramiento legal posible para hacer frente a este tipo de situaciones.

Los delitos relacionados con el consumo, cultivo o tenencia de drogas también son uno de los delitos en los que más involucrados pueden estar los menores. Dependiendo de la gravedad del mismo las consecuencias pueden ir desde una sanción de carácter administrativo hasta otro tipo de consecuencias de índole penal más graves.

Otro tipo de delitos para los que podemos ofrecerle nuestros servicios como abogados penalistas en Madrid son los relacionados con lesiones causadas por peleas, hurtos o robos, daños en la propiedad etc.

Para todo ello ofrecemos una defensa eficaz en la que nuestro objetivo principal será siempre conseguir la salida menos perjudicial para nuestro representado.

Para ello, siempre intentamos, siempre que sea posible, encontrar soluciones extrajudiciales que sean más ventajosas para el/la menor.

Pida ya cita con un abogado de menores en Madrid para buscar lo antes posible la mejor solución para su caso.

1 2 3 4