Abogado penalista Madrid - Delitos leves

El delito leve

Delito leve: qué es

La definición de un delito leve ha cambiado tras la entrada en vigor del nuevo Código Penal del año 2015, a raíz del cual desaparecía la distinción entre faltas y delitos.

Se consideran delitos leves aquellas acciones punibles que en algunas ocasiones se consideraban anteriormente como faltas (algunas faltas se despenalizaron o se convirtieron en sanciones administrativas). También deberemos tener en cuenta que se considerará como delito leve aquel que lleve aparejada una pena también considerada por el Código Penal de carácter leve.

Tipos de delitos leves

Por todo el articulado del Código Penal encontraremos dispersos los delitos leves, que podemos resumir y agrupar en:

Delitos contra las personas

Este tipo de delitos incluyen aquellos de lesiones o maltrato, cuando no se produzca una lesión o bien esta sea de carácter leve.

También se incluirán en este apartado los delitos de coacciones y amenazas, siempre que tengan la consideración de leves.

Delitos contra la propiedad

Los delitos contra la propiedad hacen referencia a los hurtos, sustracciones, estafas, apropiación indebida… siempre que sean por una cuantía inferior todos ellos a los 400 euros, condición necesaria para que sean considerados como leves.

Dos de los delitos leves más habituales son el de amenazas y el de hurto

Delito de amenazas

Se trata de un delito contra las personas por medio del cual una persona advierte de un daño que podrá causarle a otra o alguien cercana a este si no lleva a cabo cierta acción en contra de su voluntad.

El delito de amenazas puede tener distintos grados de gravedad, de lo que dependerá por tanto la pena que se imponga finalmente que puede variar desde los seis meses de prisión hasta los cinco años.

Delito de hurto

Se trata de aquella acción mediante la cual una persona se apropia de una bien propiedad de otra, sin permiso de esta. Cuando el valor del bien no supera los 400 euros y no se ha empleado violencia ni sobre las cosas ni sobre las personas, estamos ante un delito leve.

Este tipo de delito puede estar penado con una multa de uno a tres meses.

Juicios por delitos leves

Para que tenga lugar un proceso judicial relacionado con la comisión de un delito leve es necesario que exista una denuncia o querella previa que dará inicio al proceso.

Será el afectado quién denunciará ante la Policía, que dejará constancia escrita redactando el atestado conforme a lo declarado por el denunciante.

La calificación del delito como leve corresponderá al Juez al que se le de traslado dicha denuncia.

Tipos de juicios por delitos leves

Según el derecho procesal se hace una diferenciación entre la forma en que se juzga un delito leve. De esta forma habrá algunos delitos que se pueden enjuiciar inmediatamente y otros en los que no será posible.

Los delitos juzgados de forma inmediata serán los señalados por la Policía, dentro del servicio de Guardia Judicial. Se trata de los siguientes delitos relacionados con:

  • Lesiones
  • Amenazas
  • Injurias
  • Coacciones
  • Maltrato
  • Hurto flagrante

En estos casos tanto el señalamiento del juicio oral como las citaciones serán llevados a cabo por la propia Policía.

El resto de delitos deberán tramitarse a través del Juez, bien mediante atestado policial que será remitido a este o a través de denuncia escrita que puede presentar el propio afectado en el Juzgado de Guardia o el Juzgado Decano.

En este caso, será el Juzgado quién se encargue de fijar el juicio oral y remitir las citaciones para el mismo.

Si es posible, el juicio oral se tratará de celebrar durante le mismo servicio de guardia. En caso de no ser posible deberá hacerse en un plazo máximo de 7 días.

¿Está involucrado en un delito leve? Contacte ahora con nuestros abogados penalistas de Madrid para obtener el mejor asesoramiento legal.

Abogados penalistas Madrid - Delito de estafa

Delitos de estafa en Internet

Con los nuevos medios de comunicaciones, el delito de estafa, que se define como el uso de engaño a un tercero para que este realice un acto (transferencia, acto de disposición…) en perjuicio propio o ajeno. Como lo menciona el artículo 248 del Código Penal, el ánimo de lucro es necesario para calificar una conducta de estafa.

En su tipo básico, el delito de estafa se castiga con una pena de prisión de seis meses a tres años, excepto en caso de un lucro mínimo, es decir menos de 400€. En ese último caso de delito leve de estafa, se contemplará una pena de multa de uno a tres meses.

Se aumentarán las penas contempladas si el delito de estafa recae sobre cosas de utilidad social o sobre bienes con un valor histórico, cultural, artístico o científico especial. También se castigará el delito de manera más severa cuando el inculpado aprovechó de una relación de confianza que tenia con la víctima por sus relaciones personales o por su empleo que le daba una credibilidad más elevada, o cuando se utilizó falsificación de firma o de documentos. En esos casos, y cuando la defraudación es superior a 50.000€ o afectó a un numero alto de personas, las penas contempladas serán de prisión uno a seis años y de multa seis a doces meses.

Los estafadores, hoy en día, suelen actuar más on line.  Es entonces importante recordar que no se puede confiar en alguien que nunca vimos de verdad, y aun menos cuando esa persona pide un dinero, como lo hacen, a modo de ejemplo, los que envían cadenas de email alegando un cáncer y pidiendo fondos para el tratamiento. De igual manera, hay que tener cuidado en las actuaciones que uno hace en el internet, ya que existen muchos sitios de falsos bancos, falsas agencias de viajes, etc., y los estafadores no dudan en enviar correos electrónicos que tienen la apariencia de correos oficiales, pidiendo los datos de una cuenta bancaria alegando la necesidad de una transferencia para reembolsar un supuesto error por parte de un organismo del Estado conocido.

Los sitios de compras en el internet también suelen ser una herramienta privilegiada de los estafadores, particularmente los sitios de venta de segunda mano. Así, les aconsejamos jamás comprar un vehículo sin haberlo visto antes, al menos con fotos detalladas, por dos razones: por un lado, el vehículo podría sufrir defectos no mencionados en el anuncio, o, por otro lado, el vehículo podría simplemente no existir. Es muy importante asegurase de la identidad de la otra parte y de su verosimilitud en caso de contratar por Internet.

En fin, cabe destacar que el mercado financiero en sí es peligroso, tanto para los que desconocen sus reglas como para los que las conocen. Aunque atrayente con sus promesas de ganancias fáciles, rápidas y elevadas, meterse en ello, o más bien, encargar otra persona para que cuide de sus fondos y “juegue” con ellos, es atrevido y peligroso, al menos que uno conozca esa persona y sus calificaciones. Últimamente, muchos casos de pérdidas elevadas se pueden ver en el marco de las criptomonedas.

En pocas palabras, lo más importante siempre será ser cuidadoso, pero tampoco puede asegurar salvarles al 100% de todo problema, en todo caso si necesitas la ayuda de nuestro abogado especializado en derecho penal, no dude en contactarnos.

Así, cuando uno tiene la certeza que fue víctima de una estafa, es muy importante tener en mente la constitución de pruebas. En efecto, si no pueden acreditar su perjuicio, el caso correrá el riesgo de no conocer un final feliz. Así, es más que recomendable, necesario, que recaben facturas, cartas, billetes y boletos, estados de cuenta en los que aparecen transferencias, para probar que si hubo estafa, y para probar su importe.

El otro elemento de la estafa, que es su elemento principal, clave, es el engaño. Este será más difícil de probar, pero constituye una condición sine qua non del delito. El engaño tendrá que ser suficientemente elevado comparado a los fines del reo. No importa su forma, puede ser oral, escrito en un papel o en forma electrónica. Las circunstancias personales de la victima serán tomadas en cuenta para valorar el engaño: así, un profesional en cierto ámbito tendrá menos chances de ver el engaño reconocido.

En todos casos, la maniobra utilizada para conseguir el desplazamiento de patrimonio de la víctima al autor tiene que tener las características de seriedad y de realidad suficiente: será imposible alegar un engaño cuando uno pagó una cosa imposible que realizar.

Para terminar, cabe mencionar la conducta de estafa procesal. Consiste en la manipulación de pruebas o en cualquier otro tipo de fraude procesal para provocar un error en el raciocinio del juez o del tribunal y llevarles a dictar una sentenciar que, además de perjudicar los intereses económicos de un prójimo, viola el principio moral y legal de no mentir en un juicio.

En qué consiste el delito de blanqueo de capitales

Blanqueo de capitalesEl delito de blanqueo de capitales o comúnmente conocido como “lavado de dinero” se trata de encubrir de una manera u otra el origen de los fondos conseguidos a través del ejercicio de actividades ilegales como puede ser el tráfico de drogas, contrabando de armas, corrupción, malversación pública, etc.

Esto se lleva a cabo a través de la no declaración legal de estas ganancias en cuentas bancarias alojadas en paraísos fiscales, para así evadir impuestos del pais correspondiente a la actividad para permanecer invisibles ante Hacienda.
La Prevención del delito de Blanqueo de Capitales tiene como objetivo impedir esta utilización del sistema financiero para blanquear capitales que provengan de cualquier tipo de actividad delictiva a través de una pena de prisión superior a tres años entre otras.

En España el control de estos riesgos relacionados en el delito de blanqueo de capitales y la vigilancia de estos le corresponde al SEPBLAC (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias).

En la Ley 10/2010, de 28 de abril, se encuentra regulada esta materia de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.

De alguna manera la función principal del SEPBLAC será evitar lo que se denomina el último eslabón en las actividades criminales, ya que es el proceso en el que se consigue transformas el dinero adquirido de modo ilegal en parte del flujo económico legal.

Granda Abogados Penalistas Madrid

Granda Abogados Penalistas de Madrid

Granda es un bufete de abogados penalistas radicado en Madrid especializado en Derecho Penal.

El Derecho Penal es una rama del Derecho que abarca distintas áreas diferenciadas y por eso es importante contar con un equipo de profesionales expertos como nuestros abogados penales en cada una que se complementen.

Nos dedicamos tanto a la defensa como a la acusación particular ante todo tipo de delitos.  Proporcionamos servicios jurídicos especializados como son la defensa de todo tipo de delitos. Delitos tales como: estafa, violencia de género, amenazas, tráfico de drogas, violación, agresión y abuso sexual, lesiones, hurtos, negligencias médicas, blanqueo de capitales entre otros.

También estamos especializados en la defensa de nuevos delitos: Amenazas a través de Whatsapp o Facebook.

Desde nuestro bufete además prestamos asistencia al Detenido en Comisaría y Juzgados.

Desde Granda Abogados Penalistas aportamos la más amplía experiencia en la defensa de nuestros clientes ante delitos y faltas de índole penal.

Cada uno de los abogados que forman parte de nuestro bufete está especializado en áreas concretas, dada su trayectoria y experiencia profesional.  Siempre que sea necesario, en función de la naturaleza del delito, trabajamos conjuntamente para aportar nuestra experiencia multidisciplinar.

Además de nuestro equipo de abogados contamos con profesionales de otros sectores necesarios en según que procesos en los que se precisan informes de expertos: procuradores, médicos especialistas, traumatólogos, traductores jurados…

En conjunción formamos un equipo sólido y experimentado que, trabajando en conjunto, defenderá sus derechos con la máxima eficacia ante cualquier instancia judicial.

Nuestra filosofía es generar la máxima confianza en nuestros clientes, y para ello aportamos seriedad, sinceridad y profesionalidad.  Para nosotros, la relación entre abogado-cliente es primordial.

Proporcionamos asistencia en varios idiomas para garantizar la defensa de los derechos de nuestros clientes. Además de en español podemos atenderle en inglés, italiano y francés.

Si necesita la asistencia de un letrado penalista en Madrid no dude en contactar con nuestro despacho de abogados. Estamos seguros de que podremos ayudarle.