Abogados penalistas de Madrid para delito de lesiones

Abogado penalista Madrid: El delito de lesiones y sus penas

Desde nuestro despacho de Granda, abogados penalistas Madrid le explicamos qué es el delito de lesiones y sus consecuencias penales.

El Código Penal español define el delito de lesiones como aquel en el que se “atenta contra la integridad física o mental de una persona provocándole un daño. El daño provocado tendrá diferente grado de gravedad lo que se tendrá en cuenta a la hora de establecer una pena.

Los grados y tipos de lesión, así como las penas que se impondrán por la comisión de este delito vienen especificados en el Código Penal.
Con la modificación de este código en el año 2015 se introdujeron varios cambios que afectaban al tratamiento que se le da a este tipo de delitos.

En el Código Penal se hace una diferenciación entre lesiones:

Lesiones leves: Se trata de aquellas que requieren de una “primera asistencia facultativa”. La pena establecida para las lesiones de carácter leve es de una multa de entre uno a tres meses de duración.
Si, como consecuencia de este delito, no se produce una lesión, la legislación igualmente penaliza el mismo con una multa que oscilará entre el mes y los dos meses.

Para que se inicie un proceso judicial para los delitos de lesiones leves es imprescindible que la víctima, de forma personal, o bien a través de un abogado penalista en representación de ella, presente la correspondiente denuncia.

Lesiones graves: Se considera a aquellas que precisan de un “tratamiento médico o quirúrgico”. Puesto que se trata de daños que entrañan más gravedad, las penas asociadas son mayores, incluyendo las de prisión en algunos casos. La pena de multa oscilaría entre los seis y los doce meses mientras que una pena de prisión sería como mínimo de tres meses hasta un máximo de tres años.

Las penas interpuestas por la comisión de un delito de lesiones pueden verse incrementadas si además existe algún tipo de agravante.
Los agravantes son aquellas circunstancias que se producen en la comisión del delito y que se considera que aumentan la gravedad del mismo. Para que sean considerados como tales, deben estar específicamente tipificados en la ley:

De esta forma, según el Código Penal, se considerarán agravantes de delitos:

  • El uso de “armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida o salud, física o psíquica, del lesionado
  • La alevosía o el ensañamiento en la comisión del delito.
  • Que la víctima sea un menor de 12 años o una persona especialmente vulnerable (discapacitado etc.). También si la víctima, especialmente vulnerable, convive con el agresor
  • Cuando entre el agresor y la víctima existiera o hubiera existido una relación de afectividad

Existen casos específicos para los que, debido a su especial gravedad, el Código Penal establece penas más elevadas para los delitos de lesiones

Cuando, como consecuencia de la lesión, se haya provocado la pérdida o inutilidad de un miembro del cuerpo o un órgano, siempre y cuando no estén considerados como principales, de tres a seis años de prisión.

En aquellos casos en los que el daño haya provocado la pérdida o inutilidad de un órgano o miembro principal o bien se haya provocado esterilidad, impotencia, una deformidad grave, mutilación genital o una enfermedad de carácter mental las penas oscilarán entre los seis y los doce años de prisión.

Si además el delito se ha cometido sobre un menor o un discapacitado con especial protección, sumado a la pena de prisión se unirá la inhabilitación para ejercer la patria potestad, curatela, tutela o acogimiento durante un periodo que comprenderá entre los cuatro y los diez años.

Lesiones por imprudencia

Las lesiones por imprudencia son aquellas que no se han cometido a través de un acto voluntario que tuviera como objetivo provocar el daño. En estos casos, puesto que no había intencionalidad para cometerlas, el Código Penal establece una pena menor que oscilará entre los tres y doce meses de multa y/o una pena de prisión de entre uno y cuatro años.

La defensa ante un proceso judicial por delito de lesiones requiere que sea llevada a cabo por abogados penalistas especializados. Nuestro bufete está compuesto por abogados especialistas en Derecho Penal que podrán ayudarle con su caso. No dude en llamarnos.

Abogados penalistas en Madrid para delitos de robo

Qué es un delito de robo

El delito de robo se considera un tipo de delito contra el Patrimonio y aparece tipificado en el Código Penal. La comisión de un delito de robo conlleva una pena de prisión que oscilará entre el año y los cinco años de cárcel en los casos más graves.

¿Qué es un delito de robo?

El Código Penal señala que el delito de robo es aquel en el que una persona, con ánimo de lucro, sustrae un bien sin el consentimiento de su propietario legítimo, empleando para ello la fuerza sobre las cosas, bien sea para acceder al lugar dónde se ubica el objeto sustraído, o para abandonarlo tras cometer el robo, o bien empleando la fuerza o intimidación sobre las personas.

¿Cuál es la pena para un delito de robo?

La pena habitual para un delito de robo con fuerza en las cosas ronda de un año hasta tres años.

Para ser considerado un robo con fuerza, se han de dar una de las circunstancias tipificadas en el Código Penal:

  • Escalamiento: Supone la entrada al lugar en el que encuentra el bien sustraído a través de una vía de acceso que no es la habitual (por ejemplo, una ventana)
  • Rotura de paredes, techos o suelos, o bien de ventanas y/o puertas.
  • La rotura de armarios, arcas, muebles u objetos cerrados, forzando sus cerraduras o utilizando sus claves para acceder a su contenido, independiente de que esto se produzca en el lugar del robo, o fuera del mismo.
  • Uso de llaves falsas (ganzúas, llaves perdidas o sustraídas del propietario, copias, llaves maestras, incluyendo las tarjetas magnéticas).
  • La inutilización de los sistemas de alarma o seguridad.

Existen una serie de agravantes para los robos con fuerza que, de producirse, pueden ampliar la pena de prisión, que sería de un mínimo de 2 años hasta un máximo de 5.

¿Cuales son los agravantes para los delitos de robo?

  • La sustracción de bienes de valor artístico, histórico, cultural o científico.
  • El robo de bienes de primera necesidad o destinadas a un servicio público, siempre que la sustracción ocasionare un grave quebranto a éste o una situación de desabastecimiento.
  • Cuando la sustracción revista especial gravedad, atendiendo al valor de los efectos sustraídos, o se produjeren perjuicios de especial consideración.
  • Cuando la comisión del robo ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica o se haya realizado abusando de las circunstancias personales o una especial situación de desamparo de la víctima.
  • Cuando se utilice a menores de catorce años para la comisión de este delito.
  • Cuando el robo se cometa en una casa habitada, edificio o local abiertos al público o en cualquiera de sus dependencias.

Si se ve inmerso en un proceso judicial en el que se le acusa de cometer un delito robo o bien ha sido usted víctima de uno, es imprescindible que cuente con un asesoramiento legal experto, como la que encontrará en nuestro bufete de abogados penalistas de Madrid.

Contacte con nosotros para solicitar asesoramiento legal inmediato para la defensa de sus derechos.