Abogados especialistas en violencia de género en Madrid

Abogado de violencia de género en Madrid

Desde nuestro despacho de abogados penalistas de Madrid somos conocedores de la terrible situación que gira en torno a la violencia de género. Un delito que sigue siendo de máxima preocupación en el conjunto de la sociedad española, con unas cifras que no dejan de crecer.

Por parte de la Administración se han emprendido una serie de medidas preventivas de carácter educativo por un lado. Por otro lado, el objetivo es ofrecer la mayor cobertura posible a las mujeres víctimas de violencia de género, para que puedan contar con una protección total a todos los niveles, tanto desde el punto de vista de su integridad física como a nivel socioeconómico.

¿Qué es la violencia de género?

Recordemos que la violencia de género queda recogida en la Ley Orgánica 1/2004 en la que se define como: “toda violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quiénes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia”

De esta definición podemos deducir varios aspectos necesarios que se han de dar para el delito sea considerado como de violencia de género:

Con respecto al sujeto activo (quién realiza la acción) este debe ser necesariamente un varón. El sujeto pasivo, es decir, la víctima, debe ser una mujer.

La mujer víctima de violencia de género puede ser o bien su actual pareja o bien una expareja. Por tanto, no es necesario que exista una convivencia entre ambos en al momento de cometerse el delito.

Es necesario hacer una distinción entre violencia de género y doméstica, que a menudo se confunden, siendo la primera la que se ejerce por parte del hombre con respecto a una mujer (pareja actual o pasada). La violencia doméstica se lleva a cabo dentro del ámbito del hogar y es ejercida sobre cualquier miembro del núcleo familiar: ascendientes, descendientes, hermanos etc.

La violencia de género es un delito grave que como tal corresponde a la Jurisdicción Penal. Para procesos judiciales relacionados con la violencia de género se necesitará por tanto la asistencia legal de un abogado penalista.

En Granda & Asociados usted podrá recibir todo el asesoramiento legal que necesita por parte de un abogado especializado en violencia de género en Madrid.

Somos abogados penalistas y pondremos toda nuestra experiencia a su servicio. No dude en llamarnos.

 

Curso de práctica juridica penal - Abogados penalistas Madrid

Curso de práctica jurídica penal – Casos reales

Granda & Asociados imparte cursos de práctica jurídica penal a alumnos españoles y de otras nacionalidades. Dentro del desarrollo del curso, los alumnos asisten a juicios como parte de su aprendizaje.

Aquí les mostramos algunos ejemplos:

Casos reales vistos

Delito de homicidio:

  • Una mujer rusa acusada de haber matado a un hombre (con jurado), asesinato. Escuchamos conversaciones telefónicas en ruso, dijeron que la traducción se encontraba en las piezas que tenía el jurado. Se detalló sobre todo el puñal que se suponía había sido utilizado y las heridas de la víctima (muchas preguntas del jurado a los peritos sobre este tema).
  • Homicidio imprudente por un señor (con su coche), iba demasiado rápido y atropelló a un peatón que cruzaba la calle (aunque afuera del paso peatonal). Era sobrio, y dijo que tenía mucha prisa porque iba a llegar tarde a una reunión importante de trabajo, y que no tiene la culpa porque la víctima salió casi corriendo a la calle sin mirar antes de cruzar y él no tuvo el tiempo de frenar. Peritos describieron la calle y sus particularidades.
  • Tentativa de homicidio y participación a una banda ilícita. Ya existía una sentencia absolutoria por la participación a una banda ilícita. Al final, cambiaron el delito por un delito de amenazas. Un joven (borracho) amenazó a otro por llevar rojo (supuestamente representativo de su pertenencia a una banda). También dijeron que intentó besar a la novia, aunque la novia y el denunciante no coincidieron bien en su versión de los hechos. El chico se fue a la comisaria de al lado, regresó con las policías y el otro seguía aquí. Pudieron hallar un cuchillo en los arboles (la novia y su amiga habían dicho que lo vieron tirarlo por ahí).

Delitos sexuales:

  • El propietario de un restaurante era acusado de haber acosado a una de sus ex camareras, la cual tenía un solo testigo, su pareja (de veinte o treinta años mayor). Todas las otras empleadas testificaron a favor del propietario, y era obvio que la pareja mentía (dijeron que no se conocían).
  • Acoso sexual sobre una menor, con mensajes de Whatsapp involucrados por lo que pude escuchar pero se conformó el hombre (bastante anciano) y no hubo juicio.
  • Abuso sexual de dos menores por el padrastro. No iba a ser audiencia pública pero entré con un grupo de estudiantes de derecho y de medicina. Testificaron los peritos (evaluación del himen de las niñas para saber si hubo penetración digital), y la familia estaba dividida en dos entre el padre, su hermana y su sobrina y la madre y su hermana. La madre mantuvo que sus niñas eran manipuladoras y que estaban diciendo todo esto por culpa del padre que les había prometido un móvil si lo decían.
  • Abuso sexual de una menor de 8 años que jugaba al escondite con dos de sus amigos, entró al garaje de un anciano (vecino), el cual la había invitado a entrar. El cerró un poco la puerta y se supone que le tocó (arriba de la ropa) el pecho y sus partes intimas y que la besó. Su amigo entró, y se fueron corriendo mientras el anciano les gritaba. El dijo que había entrado sin su permisión y que la echó de su casa.
  • Tráfico sexual organizado entre Nigeria y España. Muchos testigos protegidos. Los acusados eran una pareja que ayudaba a colectar el dinero de las mujeres, a veces por vía muy violenta (uso de una plancha para quemar la mano). Era muy difícil saber quien conocía a quien de la red de tráfico, ya que todos utilizaban muchos apodos y nombres diferentes. Las amenazas eran sobre todo por teléfono, mensajes y llamadas pero vivían en el mismo barrio que unas de las testigos.

Delitos de lesiones:

  • Un hombre le dio un golpe en la mandíbula a otro en una fiesta, por haber intentando ligar con su novia. Iba borracho. El otro negó haber hablado con la novia porque estaba con la suya (que testificó y le dio la razon) y dijo que le había pegado sin ninguna razón. Sin embargo, los testigos de las dos partes eran bastante confusos, parecía que había otra historia detrás.
  • Un mesero vio a otro robar el móvil de una chica de 15 años en un centro comercial. No sólo fue para pararlo, pero también empezó a golpearlo de una manera excesiva. Hasta la chica del móvil dijo que le pareció demasiado desproporcionada la violencia usada.
  • Un hombre harto por los juegos de un joven con su coche (hacia maniobras en el estacionamiento de un residencia) lo paró y empezaron a discutir, al final el hombre le golpeó, y el joven contestó. El joven dijo que era legítima defensa, y el hombre dijo que con sus maniobras ponía en peligro a los habitantes de la residencia y por eso intervino, pero que se fastidió cuando le insultó el joven de “viejo inútil”.

Delitos contra la salud pública:

  • Policías hicieron una entrada y registro en casa de un joven de unos 23-25 años y encontraron 15 plantas de marihuana en su piso, con lámparas para que pueda crecer. Testimonio de un perito sobre las condiciones necesarias para hacer crecer marihuana, y de otro para definir la cantidad que se puede producir con 15 plantas.
  • Delito contra la salud pública y pertenencia a una banda ilícita. Un empleado de Correos era encargado de avisar cuando llegaban paquetes que contenían droga y de repartirlos. Un día, no llegó un paquete (había sido abierto en Barajas y descubrieron cocaína escondida en granos de café), y los de la banda le llamaron para saber donde estaba. No sabían que su teléfono estaba intervenido. El funcionario dijo que siempre atendía igual a sus clientes y que era importante para él proporcionarles el mejor servicio posible, por eso le había dado su número personal y no se molestaba pese a las numerosas llamadas. Admitió que consumaba un poco de marihuana pero nada más. Un día, los policiales escucharon una conversación en la que decía que quería comprar chocolates (por 80€), y se fue a recogerlos en una parada de bus. Negó haber recogido otra cosa que chocolates. Muchos testimonios de los empleados de Barajas para averiguar que no se rompió la cadena de custodia.
  • Un joven fue pillado en su coche con GHB, anfetaminas, meth, cánnabis, etc. Todo el juicio fue para saber si las cantidades elevadas de drogas que detenía eran para su consumo proprio o su era para la venta.

Delito de estafa:

  • Estafa de bitcoins. Un supuesto trader montó una empresa de gestión de bitcoins, con cinco clientes que le confiaban bitcoins para que él les haga fructificar en la bolsa. Después de unos meses, avisó a sus clientes que no quedaba nada (por la coyuntura económica).

Delito de extorsión:

  • Una mujer había enviado fotos íntimas a un hombre encontrado en el internet, y él le dijo que si no le daba dinero mensualmente, iba a difundir esas fotos a toda su familia y en el pueblo donde ella vive.

Delito de robo/hurto:

  • En un restaurante, robaron la mochila (conteniendo su monedero, unos libros y sobre todo su ordenador portátil) de un estudiante chino, pero el ladrón salía en los videos de vigilancia. Fue un juicio difícil ya que el estudiante no hablaba muy bien el español y no entendía las cosas que se le preguntaban.
  • Robo de zapatos de alta calidad, fueron encontrados por casualidad durante un control de tránsito en la furgoneta. El pasajero dijo que no sabía nada de los zapatos, que iba con su amigo a buscar a su hijo a la escuela. El conductor dijo que había comprado los zapatos en una boca de metro y que eran de muy mala calidad. Los zapatos habían sido robados el día antes de una tienda. Hubo un debate sobre la calidad de los zapatos y sus cajas para saber si se veía o no que eran lujosos.
  • Dos cartuchos de tinta en una tienda especializada en material de informática (les quitó la caja y dijo que no sabía que la caja tenía un dispositivo antirrobo, dijo que las necesitaba y no tenía el dinero para comprarlos)
  • Prendas de ropa en Mango (salió con la ropa puesta después de “probarla” y dijo que no les había quitado el dispositivo antirrobo).
  • Durante una gran fiesta, un estudiante robó la cartera de otro (que desconocía). Sin embargo, el estudiante se dio cuenta que faltaba su cartera antes del fin de la fiesta y pidió a todo el mundo hasta que alguien le diga que había visto alguien cogerla de una abrigo que en su momento pensó que era el suyo. Dio la descripción del ladrón y buscaron en las fotos de la fiesta su cara y lo pudieron reconocer.
  • Comida y unos artículos más por un anciano en un Mercadona
  • Un monedero de una mochila, con una de de las reas tapando a la otra con un paraguas, pero policías les vieron.
  • Un hombre entró en una casa habitada (para robar) pero lo vio un vecino y llamó a la policía, y le pillaron con unas joyas, un iPad y un ordenador portátil en su mochila. Allanamiento de morada.
  • Ropa en una tienda cerca de plaza de Sol, sonó la alarma al salir y el hombre de la seguridad le pidió abrir su bolsa. Adentro había camisetas y unos pantalones, todavía con la etiqueta y las alarmas.
  • Una cartera del bolsillo de una hombre en el metro, pero se dio cuenta y llamó a la policía (dos acusadas, una que intentó robar y otra que la cubría cantando para distraer a la gente). El hermano del denunciante era testigo

Delito de allanamiento de morada:

  • Unos jóvenes entraron a un edificio de noche para sacar fotos para subirlas en las redes sociales (aparentemente algo de moda), pero había videovigilancia.

Delitos de daños:

  • Un enano rompió la vitrina de un bar, supuestamente en estado psicótico. Se hirió la cabeza y dijo que no recuerda absolutamente nada. Amenazó a la gente del bar diciendo que si salían a la calle demonios les iban a morder el cuello. Agredió un agente público (levemente), se negaba a dar su DNI. Mucha discusión para saber si podía estar borracho con tres cervezas.
  • Volviendo de fiesta, un grupo de jóvenes vio una bicicleta aparcada en la acera y la destrozaron dando patadas, pero había una patrulla de policías cercana. Intentaron correr para evitar el arresto.
  • Al descubrir que le había puesto los cuernos su novio, una mujer de 35 años agarró un martillo en su garaje y destrozó el coche de él (una Seat Ibiza).

Delitos de quebrantamiento:

  • Violación de la prohibición de acercamiento (malos tratos) a su ex mujer por un hombre. Se acercó a ella cuando llevaba a su hijo a la escuela.

 

Abogados penalistas Madrid - Delito de estafa

Delitos de estafa en Internet

Con los nuevos medios de comunicaciones, el delito de estafa, que se define como el uso de engaño a un tercero para que este realice un acto (transferencia, acto de disposición…) en perjuicio propio o ajeno. Como lo menciona el artículo 248 del Código Penal, el ánimo de lucro es necesario para calificar una conducta de estafa.

En su tipo básico, el delito de estafa se castiga con una pena de prisión de seis meses a tres años, excepto en caso de un lucro mínimo, es decir menos de 400€. En ese último caso de delito leve de estafa, se contemplará una pena de multa de uno a tres meses.

Se aumentarán las penas contempladas si el delito de estafa recae sobre cosas de utilidad social o sobre bienes con un valor histórico, cultural, artístico o científico especial. También se castigará el delito de manera más severa cuando el inculpado aprovechó de una relación de confianza que tenia con la víctima por sus relaciones personales o por su empleo que le daba una credibilidad más elevada, o cuando se utilizó falsificación de firma o de documentos. En esos casos, y cuando la defraudación es superior a 50.000€ o afectó a un numero alto de personas, las penas contempladas serán de prisión uno a seis años y de multa seis a doces meses.

Los estafadores, hoy en día, suelen actuar más on line.  Es entonces importante recordar que no se puede confiar en alguien que nunca vimos de verdad, y aun menos cuando esa persona pide un dinero, como lo hacen, a modo de ejemplo, los que envían cadenas de email alegando un cáncer y pidiendo fondos para el tratamiento. De igual manera, hay que tener cuidado en las actuaciones que uno hace en el internet, ya que existen muchos sitios de falsos bancos, falsas agencias de viajes, etc., y los estafadores no dudan en enviar correos electrónicos que tienen la apariencia de correos oficiales, pidiendo los datos de una cuenta bancaria alegando la necesidad de una transferencia para reembolsar un supuesto error por parte de un organismo del Estado conocido.

Los sitios de compras en el internet también suelen ser una herramienta privilegiada de los estafadores, particularmente los sitios de venta de segunda mano. Así, les aconsejamos jamás comprar un vehículo sin haberlo visto antes, al menos con fotos detalladas, por dos razones: por un lado, el vehículo podría sufrir defectos no mencionados en el anuncio, o, por otro lado, el vehículo podría simplemente no existir. Es muy importante asegurase de la identidad de la otra parte y de su verosimilitud en caso de contratar por Internet.

En fin, cabe destacar que el mercado financiero en sí es peligroso, tanto para los que desconocen sus reglas como para los que las conocen. Aunque atrayente con sus promesas de ganancias fáciles, rápidas y elevadas, meterse en ello, o más bien, encargar otra persona para que cuide de sus fondos y “juegue” con ellos, es atrevido y peligroso, al menos que uno conozca esa persona y sus calificaciones. Últimamente, muchos casos de pérdidas elevadas se pueden ver en el marco de las criptomonedas.

En pocas palabras, lo más importante siempre será ser cuidadoso, pero tampoco puede asegurar salvarles al 100% de todo problema.

Así, cuando uno tiene la certeza que fue víctima de una estafa, es muy importante tener en mente la constitución de pruebas. En efecto, si no pueden acreditar su perjuicio, el caso correrá el riesgo de no conocer un final feliz. Así, es más que recomendable, necesario, que recaben facturas, cartas, billetes y boletos, estados de cuenta en los que aparecen transferencias, para probar que si hubo estafa, y para probar su importe.

El otro elemento de la estafa, que es su elemento principal, clave, es el engaño. Este será más difícil de probar, pero constituye una condición sine qua non del delito. El engaño tendrá que ser suficientemente elevado comparado a los fines del reo. No importa su forma, puede ser oral, escrito en un papel o en forma electrónica. Las circunstancias personales de la victima serán tomadas en cuenta para valorar el engaño: así, un profesional en cierto ámbito tendrá menos chances de ver el engaño reconocido.

En todos casos, la maniobra utilizada para conseguir el desplazamiento de patrimonio de la víctima al autor tiene que tener las características de seriedad y de realidad suficiente: será imposible alegar un engaño cuando uno pagó una cosa imposible que realizar.

Para terminar, cabe mencionar la conducta de estafa procesal. Consiste en la manipulación de pruebas o en cualquier otro tipo de fraude procesal para provocar un error en el raciocinio del juez o del tribunal y llevarles a dictar una sentenciar que, además de perjudicar los intereses económicos de un prójimo, viola el principio moral y legal de no mentir en un juicio.

Abogados penalistas para abuso sexual en Madrid

Delitos de abusos, agresión sexual y violación

Contemplado por el Capitulo I “De las agresiones sexuales” del Título VIII “Delitos contra la libertad e indemnidad sexuales”, el delito de agresión sexual, cuya denuncia suele ser muy escasa, conoció una incrementación de casos perseguidos ante los tribunales gracias a un movimiento internacional de liberación de la palabra en cuanto al acoso, abuso y a la agresión sexual, fomentado por la quiebra de la omertà –ley del silencio- de la industria cinematográfica.

Vulneración de la libertad sexual de una persona, a saber la libre disposición de una persona de su cuerpo y el libre ejercicio de su sexualidad, el delito de agresión sexual es previsto por los artículos 178 y siguientes del Código penal, y se considera el grado más alto de los delitos sexuales, a causa del uso de la fuerza por parte del acusado.

El tipo básico del delito se castiga con una pena de prisión de uno a cinco años. Cabe destacar que el delito de agresión sexual se define como la obligación impuesta a una persona de implicarse en conductas de naturaleza sexual en contra de su voluntad.

El uso de la fuerza, que puede ser mediante violencia o intimidación, es clave en la tipificación de los hechos como “agresión” sexual, tal como el contacto entre el reo y su víctima. Así, no se podrá calificar de agresión sexual el mero hecho por parte de obligar una persona a mirar una conducta sexual, o, al contrario, por mirar las partes íntimas de una persona sin que ella se dé cuenta o de manera oculta (voyerismo) por ejemplo.

Si la agresión sexual consiste en un acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o en la introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, se calificarán los hechos objeto del delito de violación, y se contemplará una pena de prisión de seis a doce años (artículo 179). La violación es el grado máximo de intensidad de ataque contra la libertad sexual, y causa daños tanto físicos que mentales a la víctima de mayor importancia.

Varios agravantes pueden ser mencionados, en caso, por ejemplo, de que la conducta sea particularmente degradante o vejatoria, si se utilizaron armas u objetos peligrosos susceptibles de causar la muerte o lesiones graves e irreversibles, o si los hechos fueron cometidos involucrando dos o más personas.

Asimismo, las circunstancias personales de la víctima y del autor serán tomadas en cuenta cuando el reo se prevalió de una relación de superioridad o parentesco, que fuera por naturaleza, adopción o afines, o cuando la víctima era especialmente vulnerable dado a su corta edad, a sus problemas de salud, a su discapacidad o a su situación. Estos tipos agravados del delito se castigan con una pena de prisión de cinco a diez años para las agresiones sexuales del artículo 178 y de doce a quince años de prisión para el delito de violación (artículo 180). Las penas se impondrán en su mitad superior si dos o más de esas circunstancias concurrieran.

En caso de que el contacto corporal sobre la víctima no esté consumido, se castigará la tentativa con una pena inferior en uno o dos grados. No obstante, parece relevante señalar que no hace falta que el reo llegue a la satisfacción erótica, el contacta será suficiente para tipificar el delito de agresión sexual.

El delito de agresión sexual y en su caso de violación es uno de los delitos más difícil de probar, las conductas soliendo desarrollarse en lugares ocultos y privados. Así, la sola declaración de la victima puede llegar a ser suficiente, si cumple con los requisitos de verosimilitud, para fallar una sentencia condenatoria (Sentencia n°898/2016 de la Sala 2ª de lo Penal del Tribunal Supremo, 30 de noviembre de 2016).

Casos reales vistos en la Audiencia Provincial:

  • Denuncia por el padre de unos supuestos hechos sobre dos de sus tres hijas menores (nueve y siete años en el momento de los hechos) por parte del padrastro (preso).

Las niñas solían vivir con su madre y el padrastro, hasta que un día, cuando el padre estaba jugando con sus hijas, la menor de las dos dijo que tenía un secreto relativo a su hermana mayor. Las dos confesaron que les tocaba el padrastro, que él les obligó a insertar su sexo en la boca, y que hasta llegó a insertar su dedo adentro de la mayor. El informe de los peritos dice que por la forma del himen de la niña no se puede decir si hubo penetración digital, ya que es muy flexible. La declaración de la niña mayor es considera como probablemente verdadera y la de la menor como imposible de calificar a verosimilitud por falta de detalles. La madre niega todo, y dice que sus hijas son las que intentan ver cosas que no deberían (una les pilló teniendo sexo y llamó a sus hermanas para que vean también), y que es normal en un piso de 34metros cuadrados con una sola habitación (para las niñas) que en verano coincidan con el padrastro en calzoncillos. Dice que sus hijas, sobre todo la mayor, le tienen envidia y manipulan a la gente, y que las hijas dijeron todo esto porque su padre les prometió comprarles un móvil. Resalta un detalle extraño: el padre grabó cuando su niña le contó por primera vez los hechos. Dice que fue porque sabía que iba a necesitar pruebas. Las niñas comentaron que la madre les había dicho que si estropearan su relación con su novio, les “mataría”, y que por ese miedo no dijeron nada durante meses. En las declaraciones grabadas de las niñas, si es cierto que la mayor cuenta con mucho más detalles lo que le pasó cuando la menor suele referirse a lo que hicieron a su hermana. La relación de la ex pareja parece caótica, tuvieron problemas para el pago de la pensión alimentaria (no pagaba el padre), pero el juez paró a la madre y le dijo que esto no tenía que ver con este juicio.

 

 

Abogado penal Madrid - Delito de acoso

Abogado penal Madrid – Delito de acoso

El delito de acoso, o también conocido como delito de “stalking” es un nuevo tipo de delito introducido a partir de la reforma del Código Penal del año 2015.

Este delito se tipifica por primera vez en el artículo 172 más concretamente, dentro de los delitos denominados contra la libertad.

Con la introducción de este nuevo tipo de delito se pretende dar respuesta a aquellas situaciones que, sin ser de extrema gravedad, y por tanto no poder ser calificadas de coacciones o amenazas, si que causaban un quebranto a la víctima, coartando su libertad de actuación y socavando su sensación de seguridad.

El acoso coarta la libertad de actuación de la víctima, pudiendo incluso limitar sus movimientos y actuaciones e infundiéndole sentimientos de temor y angustia

¿Qué se considera delito de acoso?

Las conductas tipificadas como de acoso son las siguientes:

El que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:

  1. La vigile, la persiga o busque su cercanía física.
  2. Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.
  3. Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella
  4. Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Penas por el delito de acoso

Conforme al Código Penal, las penas contempladas para el culpable de un delito de acoso podrán ser de prisión de entre tres meses y dos años o bien una multa de seis a veinticuatro meses. La pena impuesta será de prisión o de multa, pero en ningún caso las dos a la vez.

Cuando la víctima del acoso sea una persona vulnerable bien por ser menor, por encontrarse enferma o una situación equivalente, la pena interpuesta será de prisión de entre seis meses a dos años.

Si la víctima es o ha sido cónyuge o pareja sentimental o bien un descendiente, ascendiente, hermanos propios o de su pareja, la pena impuesta será de prisión de uno a dos años o bien trabajos en beneficio de la comunidad de sesenta a ciento veinte días.

Si usted se siente acosado/a o alguien de su entorno lo está, es necesario que interponga una denuncia para acabar con esta incómoda situación lo antes posible.

Si necesita un abogado penalista en Madrid para llevar a cabo todos los trámites necesarios y obtener asesoramiento legal inmediato, contacte ya con nuestro despacho de abogados para obtener ya la asistencia que necesita.

Blanqueo de capitales - Abogados penalistas Madrid

Blanqueo de capitales

Como abogados penalistas especializados, estamos familiarizados con los delitos relacionados con el blanqueo de capitales.

Para tratar con este tipo de delito, es necesario que se junten la experiencia en el ámbito del Derecho Penal, con los conocimientos financieros y técnicos necesarios, lo que nos permite, desde nuestro despacho de abogados penalistas de Madrid, ofrecer una representación eficaz a todos nuestros clientes.

¿Qué es el blanqueo de capitales?

Se denomina blanqueo de capitales al delito que consiste en el intento de camuflar el origen ilícito de un bien o una cantidad monetaria. Se trata de utilizar un dinero obtenido ilícitamente, por ejemplo por la venta de drogas, para adquirir cualquier tipo de bien.

El delito de blanqueo de capitales aparece definido como tal en el Código Penal, habiendo sido ampliado a partir de la reforma de dicho código de 2015, añadiendo una ampliación de la pena por el delito de uno a tres años de prisión para todas aquellas personas que ayuden a otras personas con conocimiento de la comisión del delito, que se aprovechen de los efectos del mismo o que oculten o adquieran bienes de especial consideración como son los bienes con valor histórico, artístico, cultural o científico o bienes de primera necesidad.

Dentro del delito de blanqueo de capitales encontraremos diferentes modalidades, que se pueden describir de la siguiente manera:

  • Adquisición, posesión, utilización, conversión o transmisión de bienes con conocimiento de que tienen su origen en la comisión de un delito grave.
  • Llevar a cabo cualquier acción encaminada a ocultar o encubrir el origen ilícito del bien.
  • Ayudar a la persona que ha participado en la infracción con el fin de eludir sus consecuencias legales.
  • Ocultar o encubrir la verdadera naturaleza u origen del bien y su propiedad, aún sabiendo el origen ilícito del mismo.

Verse involucrado en un delito de blanqueo de capitales puede conllevar consecuencias muy graves, por lo que es importante ponerse en manos de abogados especializados.

En nuestro despacho tendrá acceso a un abogado de blanqueo de capitales en Madrid capaz de asumir su defensa de forma eficaz, ofreciéndole un servicio totalmente personalizado. No dude en consultarnos.

Abogado de robos en Madrid

Abogado de robos en Madrid

Si necesita un abogado de robos en Madrid, en nuestro Bufete encontrará abogados penales en Madrid capacitados para ejercer la mejor defensa legal de su caso, garantizando que se respetan todos sus derechos y buscando la mejor resolución para el caso.

El llamado delito de robo con fuerza en las cosas es uno de los tipos de robo que figuran con tal en el Código Penal.

Este tipo de delito se define como aquella acción cometida por una persona con ánimo de lucro mediante la cual se apodera de bienes muebles ajenos utilizando la fuerza en las cosas para, o bien acceder hasta el lugar donde se encuentra dicho bien, o bien para abandonar el mismo.

El propio Código Penal establece qué tipo de actuaciones pueden considerarse como “fuerza de las cosas”, que son las siguientes:

  • Escalamiento: lo que implica la rotura de una pared, techo, suelo o bien de puertas y ventanas.
  • Rotura de armarios u otro tipo de muebles cerrados o sellados, forzando su cerradura o descubriendo sus claves de seguridad con el fin de sustraer el bien.
  • Usar llaves falsas para cometer el robo. Tienen también la consideración de llaves las tarjetas de tipo magnético o perforado.
  • Inutilización de los sistemas de alarma

Tras la última reforma del Código Penal de 2015 debemos tener en cuenta que también tiene consideración de robo con fuerza cuando esta se emplee mientras se abandona el lugar del robo, lo que supone una novedad.

El delito de robo con fuerza está penado con una pena de prisión que oscila entre uno y tres años.

Si además concurre algún agravante durante la comisión del mismo, las penas serán superiores que pueden rondar desde los dos a los cinco años.

Se considera agravante cuando los sustraído sea de un valor histórico, cultural, científico o artístico especial.

También se considera agravante cuando lo sustraido fuera un bien de primera necesidad o su sustracción produjera un grave quebranto.

Cometer el robo en una casa habitada o en un local o edificio abiertos al público también se considera agravante.

Si usted o alguien de su entorno se ha visto involucrado en este tipo de delito, nuestro abogado de robos de Madrid está capacitado para ejercer tanto la defensa como la acusación en este tipo

Abogado penalista en Madrid

¿Necesita un abogado penalista en Madrid?

Si necesita un abogado penalista en Madrid, en Granda & Asociados encontrará a letrados especializados en Derecho Penal y con los procesos judiciales relacionados con la comisión de todo tipo de delitos.

El proceso penal por vía judicial es uno de los más complejos, y por ello, y debido a las graves implicaciones que puede tener verse involucrado en este tipo de procesos, es necesario seleccionar a un abogado penalista que cuente con la experiencia y recursos suficientes que pueda defender sus derechos y ofrecerle la mejor defensa legal posible.

Un abogado penalista es aquel que actúa en representación de un imputado o denunciante ante la jurisdicción penal, es decir, puede ejercer tanto la defensa como la acusación particular en este tipo de procesos.

Su principal trabajo consistirá en elaborar la mejor estrategia posible de defensa o acusación con el objetivo de que los jueces emitan una sentencia favorable a los intereses de su representado.

Para llevar a cabo su labor ante los tribunales deberá presentar una argumentación con base jurídica así como todas las pruebas y testimonios que apoyen su línea de argumentación.

Las pruebas que pueden presentarse como apoyo a su línea de argumentación pueden ser de muy distinta naturaleza: documentación privada y de carácter público, testificales, dictámenes médicos, auditorías, exámenes psicológicos…

Será labor por tanto del abogado penalista recabar y seleccionar todas aquellas pruebas necesarias para construir su caso.

Desde nuestro bufete ponemos a su disposición un abogado penalista en Madrid con la suficiente experiencia procesal para saber de qué forma plantear cada caso para tener las máximas probabilidades de éxito.

Debido a las implicaciones de un proceso penal, somos conscientes de que cada uno de nuestros clientes merece el mejor asesoramiento y trabajo legal posible.

Estos son algunos de los asuntos en los que un abogado penalista puede ayudarle:

  • Delitos contra el patrimonio como hurtos o robos
  • Delitos de estafa
  • Delitos de fraude
  • Delitos contra la Salud pública: tráfico de drogas
  • Delitos de amenazas. Estamos especializados además en delito de amenazas a través de Whatsapp.
  • Asistencia al detenido

Y un largo etc.

¿Necesita un abogado penalista en Madrid? Contacte ahora con Granda & Asociados, abogados penalistas de Madrid para obtener asesoramiento legal inmediato.

 

Asistencia al detenido en Madrid

Asistencia al detenido en Madrid

La asistencia al detenido es uno de los servicios más demandado a los abogados penalistas ya que en este tipo de situaciones es fundamental obtener una asistencia legal rápida y eficaz. Granda Abogados Penalistas Madrid le ofrece su servicio de Asistencia al detenido.

La asistencia al detenido por parte de su abogado se realiza directamente en las dependencias policiales y judiciales, y, gracias a ella, se puede garantizar que todas las diligencias que se lleven a cabo desde el mismo momento de la detención hasta las siguientes, se hagan respetando la legislación vigente, algo que se encargará de supervisar un abogado penal experto.

Granda Abogados Penalistas en Madrid pueden ofrecerle asistencia al detenido garantizando así que se acuda con diligencia donde nuestro cliente nos demande en defensa de sus intereses.

Tras la modificación del Código Penal del año 2015 se produjeron una serie de cambios en el articulado que buscaban otorgar aún mayores garantías legales a los detenidos, de forma que se facilitase la asistencia al detenido en todas las fases.

Entre otras modificaciones destacamos aquella que permite que el detenido pueda reunirse con su letrado directamente en las dependencias de la Policía o Guardia Civil donde se encuentre. Si se daba el supuesto de que el abogado penalista no podía desplazarse rápidamente hasta las mismas, se le deben facilitar los medios para que detenido y abogado se entrevisten aunque sea a distancia.

DERECHOS DE LOS DETENIDOS

Los detenidos cuentan con una serie de derechos que desde Granda Abogados Penalistas Madrid creemos es importante conocer:

  • Derecho a ser informado por escrito y en un lenguaje sencillo y comprensible acerca de las causas que motivaron su detención y qué delitos se le atribuyen.
  • Derecho a guardar silencio y contestar solo a las preguntas que desee
  • Derecho a no declararse culpable y a no declarar contra si mismo.
  • Derecho a designar libremente al abogado que le vaya a representar y que este le asista tanto presencialmente como a distancia, si no puede trasladarse en un plazo corto de tiempo.
  • Derecho a comunicarse con un familiar o persona de confianza para informarle de su situación de detención así como su ubicación exacta.

Además de estos derechos, tenga en cuenta que la Constitución Española, reconoce una serie de derechos que no pueden ser vulnerados en ninguna circunstancia. Se trata de los siguientes derechos:

El principal es que ‘Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión.

De igual forma, cualquier detenido tendrá derecho a la defensa y asistencia de un letrado. En ese sentido le recordamos que desde nuestro despacho de abogados penales de Madrid podremos ofrecerle nuestra asistencia de forma ágil y eficaz.

Además, el proceso deberá ser público y sin que se produzcan retrasos indebidos. Dicho proceso además debe contar con todas las garantías legales.

Asimismo, ninguna persona puede ser sancionada o condenada por acciones (u omisiones) que no constituyeran delito o infracción en el momento de ser cometidas.

La Administración Civil no puede imponer sanciones que impliquen de forma directa o subsidiariamente la privación de libertad.

Si usted o una persona cercana ha sido detenida, es muy importante contar con asesoramiento legal inmediato que garantice el respeto de todos los derechos que asisten al detenido así como la defensa de sus intereses.

Nuestros abogados penalistas de Madrid podrán asistirle de forma inmediata y ofrecerle el mejor servicio de defensa legal, haciéndonos cargo de su caso desde el principio y acompañándole durante todo el proceso.

 

Abogados penalistas de Madrid para delito de lesiones

Abogado penalista Madrid: El delito de lesiones y sus penas

Desde nuestro despacho de Granda, abogados penalistas Madrid le explicamos qué es el delito de lesiones y sus consecuencias penales.

El Código Penal español define el delito de lesiones como aquel en el que se “atenta contra la integridad física o mental de una persona provocándole un daño. El daño provocado tendrá diferente grado de gravedad lo que se tendrá en cuenta a la hora de establecer una pena.

Los grados y tipos de lesión, así como las penas que se impondrán por la comisión de este delito vienen especificados en el Código Penal.
Con la modificación de este código en el año 2015 se introdujeron varios cambios que afectaban al tratamiento que se le da a este tipo de delitos.

En el Código Penal se hace una diferenciación entre lesiones:

Lesiones leves: Se trata de aquellas que requieren de una “primera asistencia facultativa”. La pena establecida para las lesiones de carácter leve es de una multa de entre uno a tres meses de duración.
Si, como consecuencia de este delito, no se produce una lesión, la legislación igualmente penaliza el mismo con una multa que oscilará entre el mes y los dos meses.

Para que se inicie un proceso judicial para los delitos de lesiones leves es imprescindible que la víctima, de forma personal, o bien a través de un abogado penalista en representación de ella, presente la correspondiente denuncia.

Lesiones graves: Se considera a aquellas que precisan de un “tratamiento médico o quirúrgico”. Puesto que se trata de daños que entrañan más gravedad, las penas asociadas son mayores, incluyendo las de prisión en algunos casos. La pena de multa oscilaría entre los seis y los doce meses mientras que una pena de prisión sería como mínimo de tres meses hasta un máximo de tres años.

Las penas interpuestas por la comisión de un delito de lesiones pueden verse incrementadas si además existe algún tipo de agravante.
Los agravantes son aquellas circunstancias que se producen en la comisión del delito y que se considera que aumentan la gravedad del mismo. Para que sean considerados como tales, deben estar específicamente tipificados en la ley:

De esta forma, según el Código Penal, se considerarán agravantes de delitos:

  • El uso de “armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida o salud, física o psíquica, del lesionado
  • La alevosía o el ensañamiento en la comisión del delito.
  • Que la víctima sea un menor de 12 años o una persona especialmente vulnerable (discapacitado etc.). También si la víctima, especialmente vulnerable, convive con el agresor
  • Cuando entre el agresor y la víctima existiera o hubiera existido una relación de afectividad

Existen casos específicos para los que, debido a su especial gravedad, el Código Penal establece penas más elevadas para los delitos de lesiones

Cuando, como consecuencia de la lesión, se haya provocado la pérdida o inutilidad de un miembro del cuerpo o un órgano, siempre y cuando no estén considerados como principales, de tres a seis años de prisión.

En aquellos casos en los que el daño haya provocado la pérdida o inutilidad de un órgano o miembro principal o bien se haya provocado esterilidad, impotencia, una deformidad grave, mutilación genital o una enfermedad de carácter mental las penas oscilarán entre los seis y los doce años de prisión.

Si además el delito se ha cometido sobre un menor o un discapacitado con especial protección, sumado a la pena de prisión se unirá la inhabilitación para ejercer la patria potestad, curatela, tutela o acogimiento durante un periodo que comprenderá entre los cuatro y los diez años.

Lesiones por imprudencia

Las lesiones por imprudencia son aquellas que no se han cometido a través de un acto voluntario que tuviera como objetivo provocar el daño. En estos casos, puesto que no había intencionalidad para cometerlas, el Código Penal establece una pena menor que oscilará entre los tres y doce meses de multa y/o una pena de prisión de entre uno y cuatro años.

La defensa ante un proceso judicial por delito de lesiones requiere que sea llevada a cabo por abogados penalistas especializados. Nuestro bufete está compuesto por abogados especialistas en Derecho Penal que podrán ayudarle con su caso. No dude en llamarnos.

1 2