Tag Archives: trafico de drogas

Abogados penalistas Madrid- Delitos de tráfico de drogas

Los delitos contra la Salud Pública

Contemplado por el artículo 43 de la C.E., el derecho a la protección de la salud se ve amparado por el capítulo III “De los delitos contra la salud pública” del Título XVII “De los delitos contra la seguridad colectiva” del Código penal.

En este artículo, se enfocará en el tipo de delitos relacionados a las drogas u otras sustancias estupefacientes, regulados por los artículos 368 a 378 del Código penal.

Para empezar, cabe analizar el tipo básico del delito. Se incrimina el cultivo, la elaboración y el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, así como la promoción, la ayuda o la facilitación del consumo de esas drogas.

La posesión de drogas con esos fines, es decir no sólo para el consumo propio del interesado, será castigada de la misma manera.

Se contemplan penas de prisión de tres a seis años y multa equivalente al triplo del valor de la droga objeto del delito si el producto o la substancia hallada causa grave daño a la salud, y penas de prisión de uno a tres años y multa equivalente al duplo en los demás casos (artículo 368).

Agravantes

Cabe mencionar que en caso que se recurriera a menos de 18 años o a disminuidos psíquicos para la comisión de las conductas ilícitas descritas, se impondrá la pena superior en uno o dos grados, así como si se tratara de conductas consideradas como de extrema gravedad, debido a la cantidad muy importante de productos ilícitos, al uso de naves o barcos para el transporte de las drogas, o al comercio por medio de una red internacional  (artículo 370). Ante tales circunstancias, la multa será del triple del valor de la droga objeto del delito.

Sin embargo, este mismo artículo 368 establece una excepción para imponer la pena inferior en grado, si las circunstancias personales del interesado lo justifican o si la conducta ilícita denunciada se puede considerar baladí. Para esta aplicación, el juez tendrá en cuenta la personalidad propia del autor, es decir su estatuto de drogadicto, sus antecedentes penales, la cuantidad de sustancias encontradas en su posesión…

Al contrario, el artículo 369 prevé que se impondrá la pena en su grado superior y multa equivalente a cuatro veces el valor de la droga objeto del delito si el autor del último presenta una o varias características entre las siguientes:

  • El autor tiene un empleo que justifica una severidad más alta, dado la entidad que representa (autoridad, funcionario público) o su interacción con gente vulnerable y las valores que se supone que trae (trabajador social, educador, etc.), o realizó la conducta en un establecimiento abierto al público donde trabaja.
  • El autor facilitó las sustancias incriminadas a menores de 18 años o a otras personas consideradas como vulnerables, a saber disminuidos psíquicos o personas con antecedentes de drogadicción sometidas a tratamiento de deshabituación o rehabilitación. También se impondrá el grado superior si los hechos se produjeron en centros para el tratamiento de personas que padecen de drogadicción, en centros penitenciarios o en entidades militares.
  • La cantidad de producto encontrado fue de notaria importancia, o el producto fue adulterado o manipulado, generando un riesgo aumentado para la salud.
  • El autor utilizó la violencia o exhibió armas para llegar a sus fines.

Se agravan aún más las penas cuando, como lo dispone el artículo 369 bis del Código penal,  el autor pertenece a una banda delictiva, lo que significa que pertenece a una entidad de crimen organizado. Si el agravante es aplicable al autor, las penas contempladas serán entonces de nueve a doce años de prisión y la multa se elevará al cuádruple del valor de la sustancia objeto del delito si se trata de una sustancia que causa grave daño o de cuatro años y seis meses a diez años y la misma multa en los demás casos. Las cabezas de tal organización o las personas cuyo papel en su seno es clave se verán castigados por las penas superiores en grado.

Cuando los hechos fueron realizados por un funcionario público, un trabajador social, un docente, un empresario, un médico, un psicólogo, etc. en el ejercicio de su cargo, profesión u oficio, se le impondrá, por añadidura, una pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público, profesión u oficio, industria o comercio, de tres a diez años (artículo 372).

Parece relevante mencionar que la provocación, la conspiración y la proposición para cometer las conductas descritas a lo largo de este artículo serán también castigadas, por una pena inferior en uno o dos grados a la que corresponda. El castigo de estos meros hechos, que no resultan en la realización activa del cultivo, de la elaboración o del tráfico de drogas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, demuestra una fuerte voluntad de prevenir esas conductas. La protección de la salud pública es amparada de manera estricta, para evitar la circulación y el consumo de drogas, que tiene repercusiones graves sobre la salud física y mental de sus consumadores.

Por otro lado, y siguiendo el mismo objetivo, el arrepentimiento activo del acusado podrá permitirle la imposición de una pena inferior en uno o dos grados. Se supone que esa indulgencia fomentará a los interesados empezar un tratamiento para salir de su adicción.

En fin, para los que se puedan preguntar el destino de las drogas o sustancias halladas, esas serán decomisadas y destruidas una vez que se habrá fallado una sentencia firme –la destrucción anticipada impediría el análisis y la muestra de las pruebas, ya que la droga en sí misma es un elemento clave de la investigación y de la acusación, y constituiría una violación del derecho a la defensa. Por ejemplo, su peso y la naturaleza de las sustancias tienen un impacto fuerte sobre las penas contempladas, como lo pudieron notar.

Casos reales vistos en la Audiencia provincial de Madrid:

  • Tráfico de droga y pertenencia a una banda ilícita: un empleado de Correos, funcionario (agravante), estaba en cargo de vigilar la llegada de paquetes de drogas procediendo de América del Sur. La policía intervino su móvil y pudo escuchar como hablaba del hecho que uno de los paquetes no había llegado a la oficina de Correos. Para su defensa, dijo que la persona que le llamó era un cliente, y que él quería hacer su trabajo de manera correcta, y eso era la razón por la cual le había producido su número personal, y le contestaba a sus preguntas, aun si este cliente insistía demasiado. Su conversación con otra persona hablando de comprar cajas de chocolate por un importe total de 80€ supuestamente tampoco tenía que ver con drogas, pero admitió consumir cannabis de vez en cuando. No obstante, la aduana del aeropuerto de Barajas interceptó dicho paquete y encontraron cocaína escondida en granos de café. Por falta de más pruebas, el Fiscal decidió poner de lado la pertenencia a una banda ilícita.

 

  • Tráfico de drogas: encontraron a un joven consumiendo droga en su vehículo, y a su vez hallaron drogas de diferentes tipos: GHB, anfetaminas, meth, MDA, asi como sustancias licitas pero con los mismos efectos que unas drogas, en bolsitas de plástico como “en un supermercado”. Dice que era solamente para su consumo proprio y que en ningún caso esas cantidades se pueden considerar suficientes para poder ser calificadas de tráfico de drogas. El análisis de su orina sólo pudo demostrar huellas de cánnabis, y no padece de alteraciones de sus capacidades mentales. Peritos evaluaron el consumo habitual de un drogadicto, pero él dijo que consumaba mucho más y que esas cantidades le hacían “reír” y que deberían hacerle una prueba en el cabello para acreditar su consumo de esas drogas. El juez le contestó que era demasiado tarde, que ya no se trataba de la fase de investigación. El Fiscal pidió cuatro años y medio de prisión. El letrado de la defensa dijo que ningún acto de venta ni de proposición de droga podía ser probado, y que además su cliente era drogadicto y no presentaba ninguna señal de peligrosidad, y que por consecuente no pertenecía a la prisión.
Abogado penal madrid: drogas y estupefacientes

Abogado penal Madrid: ¿Qué sustancias se consideran drogas ilegales?

Nuestro Código Penal contempla de forma clara el delito de tráfico de drogas en su articulado, pero es necesario definir qué se considera exactamente como una droga tóxica, estupefaciente o sustancia psicotrópica.

Para hacerlo, en primer lugar tendremos que tener en cuenta la definición realizada por la Organización Mundial de la Salud que considera droga a “cualquier sustancia terapéutica o no, que introducida en el organismo por cualquier mecanismo (ingestión, inhalación, administración intramuscular o intravenosa, etc.) es capaz de actuar sobre el sistema nervioso central del consumidor provocando un cambio en su comportamiento, ya sea una alteración física o intelectual, una experimentación de nuevas sensaciones o una modificación de su estado psíquico.”

Además, encontramos una serie de características comunes en todo tipo de drogas:

  • Dependencia psíquica: necesidad imperiosa de seguir consumiendo la sustancia.
  • Nivel de tolerancia: deseo de aumentar la dosis progresivamente para conseguir los mismos resultados.
  • Dependencia física: el organismo depende de dicha sustancia para evitar el síndrome de abstinencia.

En nuestra legislación se ha limitado la definición a las drogas que se consideren ilegales dejando de lado otro tipo de sustancias que podrían considerarse como drogas pero cuya aceptación es generalizada, como el caso del alcohol.

Por ello, para contar con una lista clara de sustancias que puedan considerarse drogas ilegales, deberemos tener en cuenta los listados internacionales así como las normas administrativas y sanitarias de carácter interno españolas.

Ejemplos de drogas ilegales:

  • Cannabis
  • Opio
  • Coca
  • Heroína
  • Metadona
  • Morfina

Respecto a los estupefacientes y las sustancias psicotrópicas, deberemos tener en cuenta lo señalado en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes y el Convenio sobre sustancias psicotrópicas de 1971 respectivamente.

Los delitos de drogas conllevan una serie de penas de más o menos gravedad. Si se ha visto involucrado en este tipo de delito ponemos a su disposición un abogado penal en Madrid para asumir la defensa de su caso.

Contacte con nosotros para más información.

 

Abogado penal Madrid para delitos de tráfico de drogas

Abogado tráfico de drogas : Abogado penal

Somos abogados penalistas en Madrid, habituados a representar a nuestros clientes en procesos judiciales en el ámbito penal. El tráfico de drogas es uno de los delitos más habituales.

Trafico de drogas en el Código Penal

El delito de tráfico de drogas y narcotráfico se encuentra penado por la legislación española, y en concreto aparece en el Código Penal, en el que se especifica que cometerán dicho delito quiénes:

“Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines, serán castigados con las penas de prisión de tres a seis años y multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud, y de prisión de uno a tres años y multa del tanto al duplo en los demás casos.

 

“La pena por el delito de trafico de drogas dependerá  de cantidades las incautadas”

 

A pesar de que el articulado establece una serie de penas mínimas y máximas es posible que se impongan penas en grado inferior si se considera que el hecho es de escasa importancia.

Existen eso sí, una serie de agravantes que de concurrir, impedirán que se apliquen las penas menores.

Agravantes en las penas por tráfico de drogas:

Cuando concurra alguna de estas circunstancias, estaríamos hablando de agravantes:

1.ª El culpable fuere autoridad, funcionario público, facultativo, trabajador social, docente o educador y obrase en el ejercicio de su cargo, profesión u oficio.

2.ª El culpable participare en otras actividades organizadas o cuya ejecución se vea facilitada por la comisión del delito.

3.ª Los hechos fueren realizados en establecimientos abiertos al público por los responsables o empleados de los mismos.

4.ª Las sustancias a que se refiere el artículo anterior se faciliten a menores de 18 años, a disminuidos psíquicos o a personas sometidas a tratamiento de deshabituación o rehabilitación.

5.ª Fuere de notoria importancia la cantidad de las citadas sustancias objeto de las conductas a que se refiere el artículo anterior.

Si se demuestra la existencia de alguno o varios de estos agravantes, las penas impuestas serán aquellas superiores en grado de entre las señaladas en el Código Penal. En cuanto a la multa, esta será del cuádruplo.

Se trata de un delito de carácter grave por lo que es necesario contar con un abogado penalista experimentado para proporcionar la mejor defensa del caso.
Granda & Asociados, abogados penalistas de Madrid pondrán a su disposición un abogado penal en Madrid para llevar a cabo todo el asesoramiento legal que necesite y la mejor defensa para su caso.

Abogado penalista en Madrid

¿Necesita un abogado penalista en Madrid?

Si necesita un abogado penalista en Madrid, en Granda & Asociados encontrará a letrados especializados en Derecho Penal y con los procesos judiciales relacionados con la comisión de todo tipo de delitos.

El proceso penal por vía judicial es uno de los más complejos, y por ello, y debido a las graves implicaciones que puede tener verse involucrado en este tipo de procesos, es necesario seleccionar a un abogado penalista que cuente con la experiencia y recursos suficientes que pueda defender sus derechos y ofrecerle la mejor defensa legal posible.

Un abogado penalista es aquel que actúa en representación de un imputado o denunciante ante la jurisdicción penal, es decir, puede ejercer tanto la defensa como la acusación particular en este tipo de procesos.

Su principal trabajo consistirá en elaborar la mejor estrategia posible de defensa o acusación con el objetivo de que los jueces emitan una sentencia favorable a los intereses de su representado.

Para llevar a cabo su labor ante los tribunales deberá presentar una argumentación con base jurídica así como todas las pruebas y testimonios que apoyen su línea de argumentación.

Las pruebas que pueden presentarse como apoyo a su línea de argumentación pueden ser de muy distinta naturaleza: documentación privada y de carácter público, testificales, dictámenes médicos, auditorías, exámenes psicológicos…

Será labor por tanto del abogado penalista recabar y seleccionar todas aquellas pruebas necesarias para construir su caso.

Desde nuestro bufete ponemos a su disposición un abogado penalista en Madrid con la suficiente experiencia procesal para saber de qué forma plantear cada caso para tener las máximas probabilidades de éxito.

Debido a las implicaciones de un proceso penal, somos conscientes de que cada uno de nuestros clientes merece el mejor asesoramiento y trabajo legal posible.

Estos son algunos de los asuntos en los que un abogado penalista puede ayudarle:

  • Delitos contra el patrimonio como hurtos o robos
  • Delitos de estafa
  • Delitos de fraude
  • Delitos contra la Salud pública: tráfico de drogas
  • Delitos de amenazas. Estamos especializados además en delito de amenazas a través de Whatsapp.
  • Asistencia al detenido

Y un largo etc.

¿Necesita un abogado penalista en Madrid? Contacte ahora con Granda & Asociados, abogados penalistas de Madrid para obtener asesoramiento legal inmediato.

 

Abogados penalistas Madrid para delitos de tráfico de drogas

Abogados penalistas Madrid: El delito de tráfico de drogas

El delito de tráfico de drogas aparece reflejado en el Código Penal, más concretamente en el artículo 367, que lo define como:

“Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines, serán castigados con las penas de prisión de tres a seis años y multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud, y de prisión de uno a tres años y multa del tanto al duplo en los demás casos.”

Pero ¿qué se entiende por drogas tóxicas o estupefacientes?

Para saber qué sustancias entrarían dentro de esta definición, se debe tener en cuenta la definición de la Organización Mundial de la Salud, para la que una droga es “cualquier sustancia terapéutica o no, que, introducida en el organismo por cualquier mecanismo es capaz de actuar sobre el sistema nervioso centra del consumidor provocando un cambio en su comportamiento, ya sea una alteración física o intelectual, una experimentación de nuevas sensaciones o una modificación de su estado psíquico”

En común tienen las drogas:

  • Generan dependencia psíquica, es decir, la necesidad de seguir consumiendo
  • Necesidad de aumentar la dosis paulatinamente para conservar los efectos
  • Dependencia física de los efectos de la sustancia

Los ejemplo más comunes de estas sustancias serían: cannabis, cocaína, heroína, metadona, morfina…

Penas por delito de tráfico de drogas

Las penas por delitos relacionados con el tráfico de drogas pueden variar en función de algunas circunstancias.

Por tráfico de drogas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas la pena podrá variar entre 3 y 6 años de prisión y multa del triplo del valor de la droga.

Relativo a las penas, los tribunales pueden imponer la pena inferior en grado o bien la superior, si concurren una serie de agravantes.

¿Qué se consideran agravantes en el delito de tráfico de drogas?

  • Cuando el culpable fuere autoridad, funcionario público, facultativo, trabajador social, docente o educador y obrase en el ejercicio de su cargo, profesión u oficio.
  • Cuando el culpable participare en otras actividades organizadas o cuya ejecución se vea facilitada por la comisión del delito.
  • Cuando los hechos fueren realizados en establecimientos abiertos al público por los responsables o empleados de los mismos.
  • Cuando las sustancias a que se refiere el artículo anterior se faciliten a menores de 18 años, a disminuidos psíquicos o a personas sometidas a tratamiento de deshabituación o rehabilitación.
  • Cuando fuere de notoria importancia la cantidad de las citadas sustancias objeto de las conductas a que se refiere el artículo anterior.
  • Cuando las referidas sustancias se adulteren, manipulen o mezclen entre sí o con otras, incrementando el posible daño a la salud.
  • Cuando las conductas descritas en el artículo anterior tengan lugar en centros docentes, en centros, establecimientos o unidades militares, en establecimientos penitenciarios o en centros de deshabituación o rehabilitación, o en sus proximidades.
  • Cuando el culpable empleare violencia o exhibiere o hiciese uso de armas para cometer el hecho.
  • Cuando el sujeto que cometiera el delito es forma parte de una organización delictiva, la pena a la que se arriesga es de 9 a 12 años en caso de tratarse de un delito grave, más multa del cuadruplo del valor de la droga. En los demás casos de 4 años a seis meses y 10 años.

Si usted, o alguien cercano, se ha visto involucrado en un delito de tráfico de drogas, es fundamental que cuente con el asesoramiento legal de un abogado penal especializado.

En Granda Abogados ponemos a su disposición a abogados penalistas en Madrid que podrán ofrecerle toda la asistencia legal que precise.